El doctor en Historia, Nahem Reyes, miembro del Centro de Estudios de América de la Universidad Central de Venezuela y especializado en Relaciones Internacionales, conversó con La Nación, analizando la ofensiva diplomática que realiza China Popular en nuestro continente.

Lea también: Estudiantes de la Universidad de Taiwán tendrán el viaje de sus vidas

El analista e historiador venezolano, se enfocó especialmente en la utilización de las vacunas contra el COVID-19, producidas por los chinos continentales, como elemento de conquista de espacio, recursos y ventajas diplomáticas, en especial hacia nuestro país, buscando a través de ese elemento, quebrar el vínculo diplomático, económico, cultural y cooperativo mantenido con la República de China (Taiwán).

-En algún momento se mencionó la posibilidad de cesión al Paraguay, de cerca de dos millones de dosis de vacunas que fueron adquiridas por Taiwán ¿Realmente Taiwán dispone de esa cantidad como para donar a otros países?

Sobre ese punto, debo comenzar señalando que se trató de una confusión comunicacional por parte de las autoridades gubernamentales de Paraguay.

En segundo orden de ideas, es una “fantasía tropical” aseverar que Taiwán posee en este momento 40 millones de dosis de vacunas, es decir, no existen, menos aún podrán donar o ceder ese número de vacunas, menos aún cuando la nación asiática está muy por debajo del índice de vacunación con apenas 0,05%, cuando Paraguay está en 0,58%.

Lea también: Taiwán suma US$ 8.8 millones en aportes para Paraguay

-¿Cuál es el ritmo de vacunación que está llevando adelante actualmente el gobierno de Taiwán?

Taiwán está rezagada en el proceso de vacunación, tampoco dispone de las mismas, razón por la cual, un país de aproximadamente 25 millones de habitantes, hoy registra uno de los índices de vacunación tal vez de los más bajos en el mundo, con 0,05%.

-¿Es factible el uso de fondos de cooperación de Taiwán con Paraguay, para que este pudiera comprar las vacunas chinas?

Antes de abordar lo referido a los fondos, considero que hay algo medular y que está por encima de todo, me refiero a la seguridad, calidad y efectividad de las vacunas chinas que son 3: Sinopharm, Sinovac y la Cansino Biologic, siendo esta última, la que se encuentra en 2° fase experimental.

Las dos primeras carecen de autorización de uso tanto por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por su sigla en inglés) de EEUU como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) de la Unión Europea, porque son vacunas que presentan serias dudas sobre seguridad porque provienen de China Comunista, una sociedad poco transparente y donde las autoridades tiránicas ejercen un control y manipulación total de la información.

Concretamente, en el caso de la vacuna de Sinovac, según el Instituto Butantan de Brasil, afirmó que apenas tiene una efectividad de 50,3%, amén que otras fuentes han reseñado que en China se recurrió a la tercera dosis para tratar de elevar la pobre eficacia de dichas vacunas contra el COVID-19. Además de otros cuestionamientos a estas como las presuntas muertes en Hong Kong, asociadas a vacunas chinas y así lo reportó el Global Time o Bloomberg Asia y Forbes en Mexico.

Le puede interesar: Taiwán ratifica apoyo a acceso a vacunas y se opone al condicionamiento político

De vuelta, antes de hablar de vacunación, el deber en esta materia es garantizar al máximo posible la salud y la seguridad de las personas vacunadas, por ello, las vacunas chinas, no deben ser la primera opción de ningún Gobierno que se aprecie mínimamente de responsable para con su pueblo.

Ahora bien, en lo que respecta a la discusión de los fondos de cooperación bilateral, lo ilustraré con un simple ejemplo cotidiano, supongamos que en un matrimonio una esposa le da un regalo a su esposo, pero este le da el mismo presente a su amante, con la cual desea casarse, ¿está actuando éticamente el esposo?

Lea también: Taiwán donará a Paraguay 40.000 unidades de atracurio y 150.000 de midazolam

Volviendo a la arena diplomática, que es el foco de discusión aquí, primero resulta de baja estatura moral y una absoluta falta de ética que el gobierno paraguayo utilice los fondos taiwaneses para comprar vacunas a la China comunista, obviando e incluso despreciando a los propios contribuyentes taiwaneses, cuyos recursos financieros terminen en las arcas de quien los han hostigado sistemáticamente por décadas.

Sin dudas, resultaría una acción además de inapropiada en términos diplomáticos, un acto de muy baja estatura moral, si fuera el caso que Paraguay compre vacunas de la china comunista con fondos taiwaneses.

China Popular aplicó la diplomacia de mascarillas y luego de las vacunas, buscando obtener ventajas en varios frentes, explicó el analista Reyes. Foto: AFP.

-¿Es un error pensar que Paraguay se beneficiaría ampliamente si establece vínculos diplomáticos con China Continental?

Tal vez esta es la mejor pregunta de toda esta conversación y que constituye el tema medular de la actual controversia en cuestión, sin embargo, trataré de hacer un gran esfuerzo sintético.

En términos diplomáticos y geopolíticos, el tablero mundial es extremadamente complejo y cambiante, por ello, lo ideal es que, un país débil y pequeño como Paraguay tenga mecanismos de relacionamiento formal y comercial con aquellos países que le brinden las condiciones de relacionamiento más justas, equilibradas y benignas posibles, escenario que se lo ofrece Taiwán.

Le puede interesar: China podría invadir Taiwán, advierten militares de EEUU

Paraguay es uno de los 20 Estados con los que Taiwán tiene relaciones diplomáticas, el único en América del Sur, lo cual coloca a Paraguay en una posición privilegiada dentro del abanico de gobiernos con los que se relaciona la isla asiática.

Ahora, en el hipotético caso que Paraguay se volcara a la China Comunista, atraída con el mito del gigantesco mercado del dragón, sería un pequeño y remoto Estado con un estrecho mercado dentro del universo de más de 100 países con los que relaciona Pekín, con lo cual, su importancia estratégica dentro de la diplomacia de la China Continental simplemente sería muy pobre.

Lea también: Defender la libertad de Taiwán es defender nuestra democracia

Para cerrar, si hacemos una rápida comparación de la debacle comercial que experimentó Costa Rica cuando rompió relaciones con Taiwán y se trasladaron a Pekín en el 2007, según datos oficiales costarricenses su déficit comercial con China Continental pasó de 60 millones a 1.930 millones de dólares en una década, situación similar experimentaron países como Panamá y República Dominicana y ni hablar la depredación ambiental y el horror de violaciones a los DDHH que comete China a través del sostenimiento de la narco-tiranía de Maduro en Venezuela a cambio de la explotación petrolera.

-¿Qué diría a esas personas quienes critican a Taiwán por supuestamente utilizar una diplomacia de chequera?

A ellos les recordaría las palabras del filósofo español Miguel Unamuno: “Hay que mirar más allá de la nariz de Cleopatra”. Si hace una aguda observación de la realidad geopolítica mundial, quien emplea la diplomacia de chequera no es Taiwán, contrariamente es la China Comunista quien sobre la base de ventaja comparativa de su inmenso mercado y con ese “cuento chino” de desarrollar el comercio de sus países aliados, terminan cayendo en la trampa del dragón rojo.

Sin ir muy lejos, China ha explotado al máximo esta pandemia, al punto de ser el único país del mundo que ha logrado un PIB favorable el 2020, amén que aplicó la diplomacia de mascarillas y ahora de vacunas con la que profundiza su penetración política en las Américas.

Existen decenas de estudiantes paraguayos que estudian en diferentes niveles, todos ellos becados por el Gobierno de la República de China (Taiwán). Foto: Gentileza.

Lea también: China Popular aplica la “diplomacia de las vacunas” para obtener ventajas, según analista

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar