China Popular continúa intensificando la “diplomacia de las vacunas”, como llaman los analistas políticos a las negociaciones estratégicas que realizan con diferentes países, en especial América Latina, utilizando al bien más preciado actualmente para obtener ciertas ventajas en áreas de su interés.

Le puede interesar: Por ausencia de relaciones con China, vacunas no se compran

Desde que comenzó a aparecer la posibilidad de que nuestro país pueda adquirir las diferentes vacunas producidas por el gigante asiático, también comenzó a hablarse de los supuestos condicionamientos diplomáticos que podrían ser exigidos para llegar a concretar esa negociación. El diario Abc de España publica un análisis de esta situación, vinculando a China Popular con Paraguay y Taiwán, además de otras exigencias al Brasil.

Brasil y Paraguay, en la mira

El analista Emili Blasco, en una nota publicada en el mencionado medio español, especula que tanto Brasil como nuestro país están en la mira de los chinos por razones muy diferentes. Con Brasil los une un fuerte lazo comercial, al punto de convertirse el país sudamericano en su principal socio en el mundo, y los chinos esperan ampliar ese vínculo incluyendo al sector tecnológico, al contrario de Paraguay, con el que mantiene relaciones comerciales, pero no diplomáticas.

Taiwán, mejor comprador

Los datos publicados en el artículo mencionan que la República de China (Taiwán) ha sido un mejor mercado para los productos paraguayos, a pesar del gran consumo de soja que tiene China Popular. Aunque de manera oficial las autoridades de China Popular no se hayan manifestado sobre los supuestos condicionamientos para la venta de sus vacunas al Paraguay, es conocida su postura política sobre Taiwán, al que considera una provincia rebelde desde 1949 y cualquier país pequeño que tenga vínculo diplomático con el gobierno de la isla no es aceptado por China Popular.

EEUU se sumará pronto

Antes de la irrupción de la pandemia, China Popular había llevado a cabo varias campañas diplomáticas para aislar al gobierno de Taiwán y además se opone a su ingreso a los organismos mundiales del pequeño país asiático de casi 30 millones de habitantes.

El autor del artículo explica que también los EEUU comenzarán, posiblemente a partir del mes de junio, la diplomacia de repartir dosis, una vez inoculada la mayor parte de su población, algo que China Popular no ha hecho, pues según datos oficiales, apenas el 5% de la población china ha sido inmunizada contra el COVID-19.

Lea también: Diputados expresan solidaridad con Taiwán por tragedia ferroviaria

Dejanos tu comentario

2D

¿Está de acuerdo con que se aplique la doble escolaridad en el 2022?

Click para votar