La hipótesis de que China invada Taiwán, isla que considera parte de su territorio, es mucho más seria e inminente de lo que muchos creen, advirtió el martes un alto oficial militar estadounidense. Recuperar esta isla es “la prioridad número uno” de China, dijo a un comité parlamentario el almirante John Aquilino, designado para encabezar el comando estadounidense de la región indopacífica.

Según Aquilino, Estados Unidos tiene que liberar 27.000 millones de dólares para reforzar “en el corto plazo y con urgencia” las capacidades de defensa del país en la región. “El Partido Comunista de China ha generado ciertas capacidades en la región destinadas a mantenernos alejados”, advirtió.

Lea más: Ensayos de vacuna de AstraZeneca en EEUU bajo sospecha y medidas anti-COVID en Alemania y Brasil

Pekín considera que Taiwán es una de sus provincias y amenaza con usar la fuerza en caso de una proclamación formal de independencia o una intervención externa. Washington es el aliado más poderoso de la isla y continúa proporcionándole armas.

Si China invadiese este territorio de 23 millones de habitantes, que tiene su propio gobierno elegido democráticamente, su ejército, su moneda, plantearía grandes problemas al comercio internacional, advirtió Aquilino.

Una invasión también podría poner en peligro la credibilidad de Estados Unidos con sus aliados asiáticos, como Japón, Corea del Sur y Filipinas. “Si tuviéramos un conflicto en Taiwán, estaría en juego el estatus de Estados Unidos como socio de nuestros aliados”, advirtió.

De aquí a 2027

China podría invadir Taiwán en un plazo de seis años para lograr su ambición declarada de sustituir a Estados Unidos como primera potencia militar en el Océano Pacífico, advirtió martes el comandante de las fuerzas estadounidenses en la región, el almirante Philip Davidson, a comienzos de marzo.

“Me temo que están acelerando sus planes para suplantar a Estados Unidos (...) de aquí a 2050”, declaró el jefe del Comando Militar del Indo-Pacífico (Indopacom) ante una comisión del Senado. “Me temo que quieren conseguir su objetivo antes de lo previsto”.

“Está claro que Taiwán forma parte de sus ambiciones y creo que la amenaza es evidente en la próxima década, de hecho, en los próximos seis años”, añadió. Estados Unidos rompió sus relaciones diplomáticas con Taipéi en 1979 para reconocer a Pekín como único representante oficial de China, pero sigue siendo el aliado más poderoso de Taiwán y su principal proveedor de armas.

China considera, sin embargo, la isla como una provincia suya y amenaza con recuperarla por la fuerza en caso de una declaración formal de independencia o una intervención extranjera. Tras recuperar el control de Hong Kong de forma contundente, Pekín ha lanzado repetidas advertencias a Taipéi con demostraciones de fuerza e intentos de impedir la navegación en el estrecho de Taiwán, que separa ambos territorios.

Lea más: En Villa Elisa pasaron “un fin de semana de terror” por aumento de casos y pacientes

China, que también tiene ambiciones territoriales en el mar de la China Meridional (frente a Vietnam y Filipinas, en particular), en el Mar de la China Oriental (en las islas Senkaku controladas por Japón) y en el Himalaya frente a la India, amenaza incluso la isla estadounidense de Guam en el Pacífico, señaló el almirante Davidson.

“Guam es hoy un objetivo”, advirtió, recordando que los militares chinos difundieron el año pasado un vídeo promocional que mostraba a pilotos atacando una base militar en la isla, a 2.500 km al este de Filipinas.

Davidson pidió a los miembros del Senado que aprobaran la instalación en Guam de una batería antimisiles Aegis Ashore de última generación capaz de interceptar los proyectiles chinos más potentes. Guam “debe ser defendida y debe estar preparada para futuras amenazas, porque tengo claro que Guam ya no es sólo un lugar desde el que pensamos que podemos combatir”, añadió. “Vamos a tener que combatir por ella”.

Además de otros tres sistemas de defensa antimisiles Aegis para Australia y Japón, el almirante Davidson pidió a los congresistas que incluyeran armas ofensivas en el presupuesto militar de 2022 “para hacer saber a China que el coste de lo que intentan hacer es demasiado alto y para hacerles dudar de sus posibilidades de éxito”.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar