Sin duda alguna, el pontificado de Karol Józef Wojtyla, más conocido como Juan Pablo II, fue uno de los más significativos, extensos y sobre todo crucial para la Iglesia Católica. Se trata de uno de los papados que determinaron el rumbo de la Iglesia Católica, tras dos sangrientas guerras mundiales.

San Juan Pablo II fue uno de los líderes más influyentes del siglo XX. Su carisma, esperanza, alegría y su gran amor a Cristo –centro de su vida– fueron las virtudes para orientar un nuevo horizonte en su pontificado.

Fue el segundo pontífice con más años de papado después de San Pío IX, quien estuvo por 31 años, 7 meses y 22 días (1846 a 1878) al frente de la Iglesia Católica. San Juan Pablo II fue electo en el año 1978 y estuvo como pontífice hasta el 2005, año de su fallecimiento. Su papado duró 26 años, 5 meses y 18 días.

Tras su muerte, pronto se extendió el rumor de santidad, en especial entre los religiosos que comenzaron a pedir su mediación ante Dios. Fue beatificado por el papa emérito Benedicto XVI el 1 de mayo del 2011 y canonizado por el papa Francisco el 27 de abril del 2014.

Lea también: Católicos conmemoran hoy a los arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael

San Juan Pablo II fue beatificado por el papa emérito, Benedicto XVI, el 1 de mayo de 2011 y canonizado, por el papa Francisco, el 27 de abril de 2014. Foto: Archivo/AFP.

Vida de San Pablo II

Nacido como Karol Józef Wojtyla, en Polonia (Wadowice), el 18 de mayo de 1920, fue el menor de tres hermanos. Sus padres fueron Karol Wojtyla, un suboficial del ejército en 1941, y Emilia Kaczorowska. Sus hermanos fueron Olga, quien murió a los 5 años antes del nacimiento de Karol y Edmund, el mayor de todos que fue médico.

En 1943 ingresó al seminario clandestino que había fundado monseñor Adam Stefan Sapieha, cardenal arzobispo de Cracovia. El 1 de noviembre de 1946 fue ordenado sacerdote. Poco después, se trasladó a Roma para asistir a los cursos de la Facultad de Filosofía del Pontificio Ateneo Angelicum y obtuvo el doctorado en Teología con la tesis: “El acto de fe en la doctrina de San Juan de la Cruz”, bajo la dirección de Garrigou Lagrange, comentó Jorge Catalino González.

En 1948 regresó a Polonia iniciando su ministerio pastoral como vicario coadjutor en la parroquia Niegowić. El 17 de agosto de 1949 se trasladó como vicario a la parroquia de San Florián, en Cracovia, cargo que tuvo por dos años. Además, enseñó en universidades y seminarios.

El 4 de julio de 1958, el papa Pío XII lo nombra obispo auxiliar de la arquidiócesis de Cracovia. El 29 de mayo de 1967 fue nombrado cardenal, por San Pablo VI, pontífice de aquella época. Convirtiéndose en el segundo más joven de la época, con 47 años de edad.

Te puede interesar: “El hombre de los milagros”, San Chárbel será entronizado en la Catedral Metropolitana

Su elección como papa

El 28 de setiembre de 1978, tras la muerte repentina de su antecesor, Juan Pablo I, y con el mundo católico enlutado y consternado por la muerte de Pablo VI, en agosto, la elección de Juan Pablo I, quien falleció 33 días después de ser electo, los cardenales de todo el mundo reabrieron el cónclave por segunda vez y eligen al cardenal Karol Józef Wojtyla. El sufragio que lo designó fue el 16 de octubre de 1978. Acogió el nombre de Juan Pablo II, con una mirada llena de amor, que despertaba alegría, esperanza y mucha ilusión, a todo el pueblo de Dios, inició su pontificado.

Totus Tuus fue el lema elegido al asumir el papado, Karol Wojtyla y de ese modo se consagró a la Virgen y su misión fue iluminada y guiada por la Virgen María, explica González. “San Juan Pablo II no entiende la nueva evangelización simplemente como una ‘misión desde afuera’, sino hacia adentro, es decir la reconciliación vivida en el ámbito interno de la misma Iglesia, lo que ha sido también destacada para nuestro santo como una urgente necesidad y tarea, pues ella es un signo de credibilidad para el mundo entero”, explica el entendido en la materia.

Peregrinaciones

Sus trabajos pastorales como cabeza de la iglesia fue una de la más regenerativas que tuvo el catolicismo. Redactó un total de 14 encíclicas. Tras dos guerras mundiales y un desgarro en todas partes, en especial en Europa, empezó su peregrinaje por el mundo. Esto lo llevó a ser conocido como el Papa Viajero. Realizó 250 viajes pastorales (146 dentro de Italia y 104 fuera de dicho país). Durante su pontificado recorrió 129 países, entre ellos el Paraguay, en 1989, la visita a nuestro país.

Mirá esto: San Chárbel invita a saborear la espiritualidad católica oriental

Casi no vino a Paraguay, pues el entonces presidente, Alfredo Stroessner, quiso suspender el encuentro con las organizaciones sociales. Foto Archivo.

Devoción mariana

Además, durante su pastoreo en todas partes del mundo siempre visitó los santuarios marianos más significativos del mundo. Agrega que un dato no menor y que marcó el puntapié en sus trabajos pastorales fue que 7 días después de su elección, visitó el Santuario de Montorella, en las afueras de Roma, el primer santuario mariano en pisar durante su pontificado y posteriormente visitó Virgen de Fátima, Virgen de Lourdes, Virgen de Guadalupe, Aparecida de Brasil, entre otras más.

Esto también tenemos: Hoy es día de San Jerónimo, doctor de la Iglesia y traductor de las sagradas escrituras

Jornada Mundial de la Juventud

El papa Juan Pablo II inició los encuentros de las Jornadas Mundiales de la Juventud en el año 1984. Un antecedente de las jornadas data del año 1975, cuando el papa Pablo VI, hoy santo, reunió a miles de jóvenes en Roma para la “I Marcha Internacional de Reconciliación Cristiana”. En esa oportunidad recorrió el camino de San Francisco, entre Asís y Roma, comentó González. Siendo papa Juan Pablo II, durante el Jubileo en los años 1983-1984, también conocido como Año Santo de la Redención, estuvieron más de 300.000 jóvenes de todas partes del mundo en Roma, donde se ofició la celebración del Domingo de Ramos y el Jubileo Internacional de la Juventud.

Al año siguiente, en 1985, fue proclamado por la ONU “Año Internacional de la Juventud”. Por esto, nuevamente se organizó otro encuentro internacional para el Domingo de Ramos, el 31 de marzo con más de 350.00 jóvenes, en la Plaza de San Pedro. Este evento dio paso a lo que hoy se conoce como Jornada Mundial de la Juventud. La misma se realiza desde 1986, cada Domingo de Ramos en todas las diócesis del mundo y cada dos o tres años, un encuentro que aglomera a millones de jóvenes de cada rincón del mundo. En un país sede es elegido por el papa.

San Juan Pablo II participó en 9 encuentros con los jóvenes y que hoy en día siguen vigentes y muy relucientes por sus sucesores. Después de esta gran iniciativa fue apodado como: “El Papa de los Jóvenes”, “El Papa Peregrino”, “El Papa viajero” y “El Papa de la transición”.

Papaboys paraguayos, un grupo de jóvenes que participan de la Jornada Mundial de la Juventud. Foto: Archivo/Arturo Fernández.

Mirá esto: Devotos ya pueden venerar al santo maronita San Chárbel en la Catedral de Asunción

Atentado y milagro de la Virgen de Fátima

El 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro, el pontífice impartía la bendición desde el papa móvil. Durante su lento recorrido por los alrededores del Vaticano, se oyen disparos y él cae al piso. Unos minutos de miedo y conmoción impactaron a todos los fieles que se convocaron en dicho sitio, comenta Jorge Catalino González. Milagrosamente, la vida del santo fue protegida y el papa asegura que fue la Virgen de María quien lo hizo. “Fue la Virgen quien me protegió, para que siguiera haciendo el bien, en el gobierno de la Iglesia Universal”, añadió al día siguiente del atentado. Tras superar el momento crítico, visitó y perdonó a su agresor de nombre Alí Agka, con lo que se ganó la admiración y el respeto de todo el mundo.

Juan Pablo II era muy cercano a la madre Teresa de Calcuta. Foto: Archivo.

Milagro a familia de paraguayos

Arturo Fernández y Luján Pereira conforman una pareja que se conocieron en la Jornada Mundial de la Juventud “Madrid 2011.” La pareja tuvo su peregrinar por muchos años con puntos altos y bajos, pero siempre unidos en la fe, con mucha firmeza en Dios y protegidos e iluminados por San Juan Pablo II.

En el 2014, decidieron dar el gran paso y consolidar su amor frente al altar. El 2016 fue un año sumamente emotivo y lleno de alegría; vivieron juntos la Jornada Mundial de la Juventud y se encomendaron al Santo para fructificar su amor en el lugar de su nacimiento, en la ciudad de Wadowice.

La intercesión llegó en el 2017, cuando nació una niña, y en agradecimiento al milagro le pusieron de nombre Giovanna Paula, que en masculino es Giovanni Paulo. “Siempre será nuestro gran protector, intercesor y guía”, mencionó Arturo Fernández. Además culminó diciendo que “él (San Juan Pablo II) nos pidió que seamos Centinelas de la Mañana del nuevo milenio en el año 2000″, aseguró.

Leé esto: Devoción Católica: Historia de la Virgen del Soldado

Arturo Fernández y Luján Pereira no podían concebir y pidieron la mediación de San Juan Pablo II. En la foto, la pareja con su hija. Foto: Gentileza.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar