El general (SR) Fernando Nolding, quien comandaba la nave que aterrizó segundos después que el vuelo 402 de la Fuerza Aérea Paraguaya que se estrellara en el sector del estacionamiento de la Comandancia de la base aérea de Ñu Guasu a menos de 1.500 metros de la pista del aeropuerto Silvio Pettirossi, habló sobre lo sucedido en comunicación con C9N.

Lea también: “Bendije tanto a mi hijo antes de que subiera al avión”, dice madre de sobreviviente

Nolding fue quien confirmó a la torre de control que era el vuelo 402 de la FAP el que había capotado exactamente a las 14:32, según lo revela la grabación de la conversación con la controladora de vuelo.

Lo vi ingresar para aterrizar

“Como piloto y como amigo, muy triste fue todo lo que aconteció el día de ayer. Yo lo tenía en vista, porque me autorizaron a aterrizar detrás de él. Lo vi ingresar para aterrizar y luego ya me correspondía a mí el siguiente turno”, recuerda el general.

Explicó que lo tuvo en vista en todo momento, salvo en dos o tres segundos que miró a otro lado para realizar la maniobra de aterrizaje. El general Nolding compartió con la tripulación el almuerzo y todo transcurrió normalmente. “El hijo del coronel Pérez Trigo es mi alumno, despegamos casi juntos y volamos en línea recta, a la misma altura y nos llevamos una distancia de entre 5 y 10 kilómetros, era todo normal”, indicó.

Si hay duda, se aterriza

Explicó que en caso de notar que se presentaba un problema, el comandante Pérez Trigo no iba a dudar en aterrizar, pues en la zona hay muchos lugares para hacerlo. “Eso es algo que corresponde, pues si hay alguna duda, se aterriza y no pasa nada”, añadió.

“No corresponde a mi edad, un general retirado opinar qué pudo haber pasado y hay que dejar a la Fuerza Aérea que haga su trabajo. Están los mejores hombres capacitados en aviación y en uno a dos meses, aseguro que se tendrán las conclusiones de lo que ha pasado. Lo único que puedo decir es que en ningún momento el avión presentó anomalías, no hubo ningún problema con los pilotos, hicieron todo lo correcto, pero lo que aconteció en esos dos segundos no lo vamos a saber”.

La última comunicación

La comunicación entre el vuelo 402, un Cessna bimotor C-402, matrícula FAP 0221 de la Fuerza Aérea Paraguaya (FAP), que se precipitó a tierra alrededor de las 14:30 del martes pocos metros antes de aterrizar en el aeropuerto Silvio Pettirossi, no revela ninguna irregularidad antes del accidente, según lo que se puede escuchar en la última conversación entre la tripulación y la torre de control.

“Dios nos guarde; sí señora, es el 402. Que bárbaro, que bárbaro y estábamos juntos, che”, respondió el comandante Nolding a la pregunta de la torre de control.

Le puede interesar: “¡Dios nos guarde; sí señora, es el 402!”, responde comandante de otro vuelo

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar