Te traemos nuestra selección mensual de libros

Por: Jazmín Gómez Fleitas

CLÁSICO

Orgullo y prejuicio

Jane Austen

Esta novela dio visibilidad al rol de la mujer en la época georgiana, que abarca también la regencia británica. Transcurre en un tiempo en que la mujer que hablaba abiertamente de sus sentimientos no era tomada en serio, y la que expresaba con mucha propiedad sus opiniones o soñaba con ser algo más que ama de casa, corría el riesgo de quedarse sin sustento.

Así que, al pensar en una obra clásica, la obra de Austen es la primera que viene a la mente. Detrás de sus descripciones domésticas de la burguesía agraria —que le tocó vivir— la autora escondió los bosquejos de los desafíos de ser mujer, algo que ella misma abrazó en su vida al dedicarse a escribir libros hasta su partida.

Sus obras encontraron la manera de satirizar las costumbres de la época con una pluma elegante, de manera a quedar ocultas a simple vista. Si aún no la leíste, que esta sea la oportunidad de descubrirla.

NUEVO

Una educación

Tara Westover

El libro que está en boca de todos. Su autora: la escritora estadounidense que no asistió a la escuela ni al colegio pero que se doctoró en Cambridge. ¿Cómo es posible? De eso mismo va su libro, que no es sino la historia de su vida: de cómo la educación le cambió la vida para siempre.

La menor de siete hermanos creció en Idaho y así como todos sus hermanos, no asistió al colegio. Tampoco acudieron a los hospitales porque sus padres creían que “todo era parte de un complot del gobierno”. Vivían aislados, cabalgando en las montañas y vendiendo chatarra.

Si bien le enseñaron a leer y a escribir, eso fue todo, aunque destaca que sí le inculcaron que se podía educar a sí misma y eso fue lo que hizo. Primero para ingresar a escondidas de sus padres a Harvard, y luego a Cambridge para el doctorado. Una lectura de la cual es difícil salir ileso, pero que lo vale.

THRILLER

Cubridle el rostro

P. D. James

Phyllis Dorothy: una de las grandes damas de la novela negra. Su personaje más famoso es el del detective Adam Dalgliesh, que en este libro hace su debut literario y está presente en 14 libros en total. Lo curioso es que ella empezó a escribir tarde para muchos, ya que recién a los 42 años publicó su primera novela.

Se casó muy joven con un médico que sirvió en la II Guerra Mundial y regresó tocado de por vida con la experiencia. Con dos hijos, se vio obligada a ocuparse de la casa y además, a trabajar afuera. Así fue que volvió a la escritura: para huir de la rutina.

“Creo que encierran algo de verdadero sobre la sociedad y los seres humanos, son historias que ayudan a comprender el mundo”, señalaba cuando se le preguntaba acerca del género policial. Fallecida en el 2014, a los 94 años, sus obras fueron adaptadas a series y películas de mucho éxito.