Facturas falsas que sirvieron para engañar a decenas de familias campesinas con obras que nunca se terminaron, una gestión de la merienda escolar convertida en negocio familiar y serias denuncias por supuesta malversación de fondos, son algunos de los oscuros antecedentes del actual presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Cuevas, que datan de su época de gobernador de Paraguarí. La Fiscalía se decidió a investigarlo.

El jueves de noche, desde la Fiscalía Adjunta de Deli­tos Económicos se anunció que iniciarán una investiga­ción por supuesto enriqueci­miento ilícito contra el dipu­tado colorado Miguel Cuevas (Colorado Añetete), actual presidente de la Cámara Baja. Junto con Cuevas, también serán investigados los senado­res Dionisio Amarilla (PLRA) y el colorado Javier Zacarías Irún por lavado de dinero y asociación criminal.

De acuerdo a lo dispuesto por la Fiscalía, la agente encargada de investigar a Cuevas será Josefina Aghemo. La denun­cia que involucra al actual pre­sidente de la Cámara de Dipu­tados guarda relación con su época de gobernador de Para­guarí, entre los años 2013 al 2017, cargo al cual renunció para candidatarse a diputado por el movimiento Colorado Añetete.

La denuncia fue planteada por el concejal de Ybycuí Eze­quiel Cáceres, quien plantea en su escrito ante el Ministe­rio Público un faltante de al menos 40 mil millones en el presupuesto 2016 de la gober­nación, dinero que tenía que haberse usado, entre otros rubros, a una mejor distribu­ción de la merienda escolar en el departamento de Para­guarí.

LAS PUBLICACIONES

El 9 de agosto pasado, el equipo periodístico de GEN y La Nación publicó la pri­mera nota sobre Miguel Cue­vas y lo que sería el esquema de engaño que fue montado en la Gobernación de Paraguarí, mediante el cual engañaron a decenas de familias con la pro­mesa de entregar pozos arte­sianos u otros trabajos comu­nitarios.

En efecto, la publicación reco­gió lo ocurrido con el Comité de Mujeres Kuña Aty, de Cerro Ko’ê, de Paraguarí. A esta agrupación la adminis­tración de Cuevas le prome­tió crear una huerta familiar que beneficiaría a 12 familias que conforman dicho comité. Para el efecto, la gobernación le compraría los insumos y lo principal, el pozo artesiano para tener agua.

Sin embargo, el pozo nunca se terminó y las facturas que le entregaron a esta organiza­ción habrían sido “clonadas”. La gobernación supuesta­mente compró para el comité Kuña Aty un total de 40 bolsas de fertilizantes por valor de G. 10 millones, según factura N° 2.147, timbrado 11778423, sin fecha, pero de mayo del 2017. La compra se hizo, supuesta­mente, del Comercial Báez de Caazapá. El local está a 136 kilómetros de Paraguarí.

El equipo de GEN y La Nación llegó hasta el Comercial Báez en Caazapá y comprobó que en este local jamás vendieron fer­tilizantes y que nunca fueron proveedores de la Gobernación de Paraguarí. Según la factura original N° 2.147, timbrado 11778423, que consta en sus estados contables de Comer­cial Báez. La firma vendió sal mineral y dos desmamantes por valor de G. 1.760.000 el 22 de mayo del 2017. Además de esta situación, la gobernación hizo figurar que la construc­ción del pozo artesiano para el Comité Kuña Aty costó G. 40 millones a la institución. Sin embargo, la propia empresa que hizo el pozo que figura en los documentos tasó ese mismo trabajo en un total de G. 20 millones.

Estos ejemplos son apenas una muestra de todo el esquema. A esto se suman varias otras denuncias similares, tanto de pozos como de construcciones de escuelas que nunca se ter­minaron o que se hicieron con materiales de mala calidad.

Enzo Cuevas y su esposa, Alba Montiel Cañete, quienes negociaron a través de la merienda escolar.
Enzo Cuevas y su esposa, Alba Montiel Cañete, quienes negociaron a través de la merienda escolar.

MERIENDA Y NEGOCIO

La merienda escolar en Para­guarí durante los años 2015 y 2016 fue un gran punto para hacer negocios para Cuevas. Como primera medida nom­bró como coordinador de dicho programa a su propio hijo, Enzo Cuevas, quien se encargó de desarrollar el pro­yecto. Como si esto no fuera suficiente, el titular de Diputa­dos le otorgó millonarios con­tratos a la empresa de su nuera y consuegra.

Se trata de la empresa Albicar SRL, que tiene como represen­tante legal a Marina Cañete de Montiel, mamá de Alba Montiel Cañete, esposa de Enzo Miguel Cuevas, el hijo del actual presidente de Dipu­tados. La firma Albicar SRL tiene apenas tres adjudicacio­nes con el Estado desde que empezó a operar en el 2013. De las tres operaciones, dos se hicieron con la Goberna­ción de Paraguarí durante la gestión de Miguel Cuevas en el año 2016 por un monto total de G. 283 millones para pro­veer alimentos para la Escuela Agrícola de Ybycuí –dentro del programa de merienda esco­lar– y también de balanceado para esta misma institución.

Según denuncias, el reparto de la merienda escolar fue pésima durante la adminis­tración del actual presidente de la Cámara de Diputados.

Alex Damián Aguirre, quien era funcionario del Poder Judicial, junto con el juez que investigaba a Cuevas. Al asumir Cuevas como presidente de Diputados, lo incorporó a la Cámara Baja.
Alex Damián Aguirre, quien era funcionario del Poder Judicial, junto con el juez que investigaba a Cuevas. Al asumir Cuevas como presidente de Diputados, lo incorporó a la Cámara Baja.

LOS NOMBRAMIENTOS

Desde que llegó a la Cámara de Diputados, Miguel Cuevas realizó varios nombramien­tos. Toda la gente que ubicó en la Cámara Baja no hizo con­curso público para acceder a los cargos. Además, Cuevas hizo algunos nombramientos llamativos. Nombró con cargo de directores al esposo de la ayu­dante fiscal que investigó una denuncia en su contra y a un secretario del juez que deses­timó el caso. La investigación contra Cuevas se basó en un supuesto faltante de G. 40 mil millones durante su gestión como gobernador de Paraguarí, que terminó desestimada.

Los nombrados fueron Alex Damián Aguirre, quien hasta mediados del año pasado fue funcionario del Poder Judicial, específicamente de la circuns­cripción de Paraguarí, bajo las órdenes del juez Juan Fran­cisco Cabriza, justamente el magistrado que aceptó deses­timar la primera denuncia en contra de Cuevas. Aguirre llegó con el cargo de “director de Asuntos Legislativos”. Otro funcionario que tuvo igual suerte fue Juan Gabriel Espí­nola Vega, esposo de María Liz Alcaraz, asistente de la fiscala Sonia Pereira, de Paraguarí, la agente que lleva adelante la investigación en el caso Cue­vas. De hecho, la firma de Alca­raz aparece en las primeras pesquisas que hizo el Minis­terio Público en la causa.

Unos días después de la publi­cación de La Nación, desde la Cámara Baja confirmaron que Alex Aguirre finalmente no continuó con el cargo y que solamente cobró el mes de agosto como funcionario.

Durante el período de Cuevas como gobernador se cargaron combustibles a móviles sin motores y otros que estaban ya totalmente destartalados.
Durante el período de Cuevas como gobernador se cargaron combustibles a móviles sin motores y otros que estaban ya totalmente destartalados.

LOS TRACTORES MÁGICOS

Durante el período de Miguel Cuevas como gobernador de Paraguarí se cargaron com­bustibles a móviles sin moto­res y otros que estaban ya totalmente destartalados. Eso es lo que confirmó el equipo de GEN y La Nación cuando revisó las órdenes de trabajo que se emitieron en el 2016 para trabajos de campo por parte de la Gobernación de Paraguarí y que en total suman G. 1.231 millones. En efecto, la propia Contralo­ría General de la República había objetado este hecho. Según las documentaciones a las que accedió La Nación, gra­cias al pedido de información pública, se utilizaron al menos 8 vehículos (entre tractores y camionetas) que no tenían motor para justificar la com­pra de combustibles.

ESPOSA INVESTIGADA

El trabajo periodístico de GEN y La Nación confirmó además que Nancy Florentín de Cue­vas, esposa de Miguel Cuevas, no asistía a la escuela Inglaterra de Sapucai, en donde figura en la planilla, pero igual cobraba regularmente su sueldo, supe­rior a los G. 5 millones.

La profesora Nancy aparece en los registros oficiales de dicha institución académica como “bibliotecaria” y “técnica administrativa”. Después de las averiguaciones del equipo periodístico, se presentó una extraña resolución mediante la cual la “profe” Nancy supuestamente estaba bene­ficiada con un permiso espe­cial para ausentarse a trabajar.

Factura original del Comercial Báez.
Factura original del Comercial Báez.

El recurso se llama “cumpli­miento de funciones pasivas fuera del aula”. Una medida que se aplica mayormente a profesionales docentes den­tro del sistema educativo para­guayo. Esto según la Resolu­ción N° 3.668, que desde el MEC facilitaron a este equipo periodístico. Pero bajo esta misma resolución y número se declaró de interés cultural el trabajo de una ONG. Desde el MEC dijeron que se trató de un error involuntario.

Tras todas las pruebas arri­madas, desde el Ministerio de Educación no tuvieron otra que reconocer la situa­ción irregular de la profesora Nancy y el propio ministro, Eduardo Petta, reconoció ante los medios que la esposa del presidente de la Cámara de Diputados figuraba en la lista de docentes investigadas por presunto planillerismo.

FUEROS

Miguel Cuevas aseguró ayer que no tendría problema en solicitar que le quiten los fueros para que sea investi­gado. Reiteró que está a dis­posición de la Justicia y que no tiene nada que ocultar. De nuevo aseguró que todo lo que se publica en su contra se debe a una persecución política.

Factura falsificada que supuestamente emitió el Comercial Báez.
Factura falsificada que supuestamente emitió el Comercial Báez.