El senador Dionisio Amarilla defendió los alcances de la iniciativa presentada por el Ejecutivo, que crea la Superintendencia de Pensiones y Jubilaciones, que tiene como fin supervisar todos los fondos y cajas jubilatorias, tanto del sector público como privado, con el fin de proteger el ahorro de los aportantes.

“El proyecto de ley habla sobre un sistema, un órgano rector que establece las pautas de gestión, de gobernanza, transparencia. Debe ser tratado porque no se puede continuar bajo el criterio de un modelo de anarquía organizada”, indicó el legislador, este martes, en el programa “Así son las cosas”, emitido por el canal GEN y Universo 970 AM/Nación Media.

En la propuesta están contemplados los cambios en la gobernanza, pero no se modifican los aspectos como la edad jubilatoria ni los beneficios que ofrece cada caja. Asimismo, apunta a que los recursos sean administrados de forma segura, se garantice la liquidez y rentabilidad de modo de asegurar la estabilidad del sistema. Con la implementación de esta ley, se dará cumplimiento a lo establecido en el artículo n.° 95 de la Constitución Nacional, sobre los sistemas de seguridad social que señala que sin importar que sean públicos o privados deben ser supervisados por el Estado.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Este proyecto de ley lo presentamos nosotros en agosto de este año, antes de que asuma el gobierno de Santiago Peña, es una iniciativa legislativa que fue tomada por Poder Ejecutivo para hacer algunas modificaciones en función a los reclamos que surgían en la dirigencia sindical”, refirió Amarilla. Las declaraciones del parlamentario surgen tras el incidente registrado este último lunes en la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), ocasión en que los integrantes del Comité Político Ampliado de la agrupación tradicional se encontraban analizando el polémico proyecto.

Lea también: Tras su anuncio, Nakayama oficializó su salida del PLRA

Desconocimiento del proyecto

En el encuentro de ayer, Amarilla fue cuestionado por su colega Líder Amarilla, quien lo trato de “cartista” tras defender la iniciativa y requerir su aprobación. “Ni los que objetaban conocían, ni sabían qué es lo que querían cambiar en el proyecto y mucho menos el presidente de mi partido, Hugo Fleitas, y los presentes. Fue una total falta de respeto hacia la iniciativa de legisladores liberales, entre los cuales soy propulsor inicial”, manifestó.

“Le reclamé al presidente del partido, le dije que este proyecto de ley está socializado hace 5 meses y que no puede 24 horas antes que yo vote en contra de mi proyecto. Conozco al dedillo esta propuesta que lo tenía desde el 2019. Líder está como un niño bobo, no conoce el proyecto, busca simpatizar con los objetores teniendo estos arranques de brabucón, no contribuyó en señalar las objeciones respecto a un artículo o inciso, estaba divagando, eso le llevó al descontrol”, comentó.

Añadió que los ataques provenientes de su correligionario se concretaron tras denunciar que uno de los detenidos en el caso de la estructura corrupta que operaba en el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi es un dirigente liberal, identificado como Luis Alberto Servián Zárate, que hasta octubre se lo veía en los pasillos del Congreso, porque era aparentemente del equipo político de Líder Amarilla.

“En esa discusión de ideas apareció el brabucón de Líder, que anda últimamente muy nervioso después de que se haya hecho público su gestión (de incorporar a Servián Zárate en el aeropuerto). Si cualquier otro legislador hubiese cometido ese desliz ya se estaría pidiendo su pérdida de investidura, pero como es afín al anterior gobierno de Mario Abdo Benítez y Efraín Alegre eso no va a suceder”, sentenció Dionisio Amarilla a Nación Media.

Te puede interesar: Superintendencia de Jubilaciones: las objeciones son políticas, dice Maidana

Dejanos tu comentario