La Cámara de Diputados aprobó la modificación en la Ley de Vacunas, disposición con la que se aceptan los contratos que incluyan cláusulas de confidencialidad para la adquisición de vacunas contra el COVID-19. El proceso de adquisición se daría de forma rápida con esta normativa para una carga importante.

La confidencialidad también se extenderá a los contratos de transporte y/o de logística para la adquisición y envío de tales vacunas al Paraguay, lo que también generó un debate ante la desconfianza que implicaría.

Además de que se podría violar la soberanía o de autonomía como Estado, lo que el diputado Édgar Acosta cuestionó, pero con el diputado Basilio Núñez lograron consensuar una mejor propuesta.

Lea más: Sancionan ley para cubrir gastos de hospitalización por COVID-19

“Al definir debemos cuidarnos como país soberano, defender la independencia en marcar las pautas, estamos cediendo mucho por querer vacunas”, expresó el diputado, por lo cual se testó alguna parte del texto presentado por la Procuraduría General de la República.

El diputado Raúl Latorre mencionó que esta modificación “es una necesidad o como un factor para facilitar o acelerar el proceso de adquisición de las vacunas, que es una prioridad desde el punto de vista estratégico”.

El presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Alliana, informó que se reunieron con el procurador de la República, Juan Rafael Caballero, y el ministro de Salud, Julio Borba, para consensuar la implicancia de la normativa. “Con este proyecto se podría conseguir mayor cantidad de vacunas y a menor tiempo”, aseguró.

Lea más: Senado aprueba fondos para cubrir gastos de hospitalización por COVID-19

Confidencialidad como requisito

El pedido más importante de las empresas es la confidencialidad, según lo expresó el diputado Basilio Núñez. “Hay una necesidad de modificar el marco legal en lo que refiere a la confidencialidad y a la inmunidad soberana del Estado paraguayo con relación a las compras de vacunas contra el COVID-19”, dijo.

Además, los proveedores también prohíben que la información de contratos sean objeto de publicaciones, así como el compromiso por parte del Estado de honrar la totalidad del pago.

Por otra parte, para el diputado Sebastián García “una vez más se firma un cheque en blanco a un gobierno corrupto, las autoridades que negocien es probable que sean de la misma rosca, que estén cerrando el flete para el que quiere confidencialidad y un montón de cuestiones”, cuestionó.

Pero la argumentación desde la bancada oficialista, presentada por parte de la diputada Jazmín Narváez, se da por ser un requerimiento ineludible por parte de las otras partes contratantes. “Existen dudas instaladas, generan desconfianza, se convive con eso, pero es necesario adecuarse al estándar internacional para tener acceso a un contingente importante de vacunas”, sentenció.

Te puede interesar: COVID gasto cero: Latorre aboga por la media sanción del Senado en la brevedad

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar