El Instituto de Previsión Social (IPS) busca habilitar 50 camas más de internación que no sean de terapia intensiva, porque estas requieren de oxígeno. Un paciente COVID-19 positivo necesita de oxígeno en la unidad de terapia intensiva y puede requerir entre 70 y 90 litros por minuto, según indicó el doctor Jorge Batista, gerente de Salud del IPS.

“La patología de COVID-19 es mucho más demandante que el dengue y lo que más requiere el paciente –a veces nos desesperamos por el atracurio y midazolam– es oxígeno y las instalaciones diseñadas para oxígeno en Ingavi son para una situación estándar de requerimiento de oxígeno para un paciente quirúrgico que consumiría entre 3 y 10 litros por minuto de oxígeno, pero un paciente COVID-19 puede requerir 70 a 90 litros por minuto”, explicó el Dr. Batista.

Leé más: Canchas sintéticas: cuestionan al Gobierno por castigar a trabajadores formales

En este sentido, se estaría habilitando unas 50 camas más de internación normal en salas comunes para pacientes COVID-19 que no requieran de oxígeno y con este número de camas el Ingaví llegaría al tope de atenciones. Igualmente, se descarta la posibilidad de habilitar camas en San Bernardino, refirió el alto funcionario.

“El Ingavi podría recibir al tope de su capacidad unas 50 camas más, según los epidemiólogos. Nosotros vamos a necesitar 44 camas para la semana que viene y para la próxima, seguro unas 180 camas más. Entonces, esas 44 camas vamos a ver cómo redistribuir en Ingavi. Allí hay dos escenarios: Ingavi como edificio puede albergar a 601 personas, solo que ese edificio se diseñó para albergar a pacientes con cuadros quirúrgicos donde solo se necesite poner suero y no oxígeno”, explicó el Dr. Batista en comunicación con el SNT.

Leé también: Funcionario penitenciario pierde la vida en accidente

Agregó que la falta de camas es una realidad en todo el sistema de salud del país y aclaró que actualmente ya no existe IPS, Ministerio de Salud o Clínicas, porque ante esta situación de pandemia se convirtieron en una sola estructura.

“No es solo IPS, no estamos en una situación normal, el problema que tenemos es exactamente lo mismo que tiene el Ministerio de Salud y el Hospital de Clínicas, y coincidentemente también el mismo problema que tienen las empresas privadas. El problema no es de una sola institución, el problema es de todo el sistema de salud”, indicó Batista.

Podés leer: Por interés político regatean entrega de tarjetas de pago a personas de la tercera edad

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar