Vecinos de la urbanización Playas del Lago de la compañía de Estanzuela, en Areguá, denunciaron el aumento hechos delictivos que azotan al barrio. Voceros de la comisión vecinal sostienen que esta situación, aunque no es nueva, se ha venido agravando luego de la reapertura de dos calles secundarias.

La urbanización cuenta con un acceso principal, dotado con una caseta policial y los caminos alternativos permanecían clausurados desde el año 2007 por decisión de la municipalidad de Areguá, según la resolución 35/07. En la misma se dispuso la clausura al tránsito vehicular y a tracción a sangre, carros o carritos, debido a las constantes denuncias de ingreso de personas extrañas con vehículos y otros con el objetivo de depredación de árboles nativos.

Le puede interesar: Incendio en Chacarita: vecinos necesitan agua y nuevas cédulas de identidad

Por seguridad y protección ambiental

La municipalidad, en ese entonces bajo la administración de Luis Villalba Jara, manifestó a través de la resolución que se vio en la necesidad de acompañar y garantizar el esfuerzo de la comunidad para proteger al medio ambiente y sobre todo por cuestiones de seguridad, tal como solicitaron los vecinos.

En setiembre de 2014, nuevamente los vecinos organizados solicitaron a la intendencia de Areguá, ya bajo la administración de César Osvaldo Leiva, una actualización sobre la situación de la misma resolución 35/07, pues aunque la disposición lo prohibía, de igual manera personas extrañas al lugar seguían ingresando con automóviles y motocicletas, realizando ataques contra el medio ambiente.

Buscan evadir caseta policial

Quienes buscan mantener el único acceso del barrio a la ruta son antiguos pobladores de la urbanización, que ya dotaron de comodidades a la caseta policia, incluso se organizaron para poner en condiciones una camioneta patrullera.

El vocero de los antiguos vecinos de la urbanización sostiene que la calle secundaria está a solo 150 metros de la entrada principal y es muy extraño que no quieran ingresar por ese lugar y prefieran hacerlo por un camino alternativo que ni cuenta con pavimento.

También denunciaron que el camino alternativo era utilizado por motociclistas que, perseguidos por la Patrulla Caminera, se refugiaban en el lugar y cruzaban la urbanización para escapar de los controles y las persecuciones de las autoridades camineras.

Municipalidad autorizó cierre

La urbanización es conocida como Playa Chiní y la municipalidad habría autorizado el cierre de las calles secundarias. Con el tiempo, algunas propiedades que no se encontraban ocupadas por sus propietarios por diversos motivos, fueron invadidas por personas desconocidas, quienes se encargaron de destruir el vallado de las calles alternativas, siempre evitando ingresar por el acceso principal.

Los denunciantes, vecinos antiguos de la urbanización, afirman que desde que iniciaron esas ocupaciones, aumentaron todo tipo de hechos delictivos, incluyendo casos de consumo de drogas, lo que ha originado incluso, hechos de violencia familiar.

La resolución del año 2007, donde la intendencia de Areguá resuelve el cierre de las calles alternativas de acceso a la urbanización. Foto: Gentileza.

Vuelven a reabrir

Hace cuatro meses, los vecinos se organizaron para cerrar nuevamente estos caminos alternativos y esta vez lo hicieron con materiales más resistentes, pero quienes son considerados ocupantes ilegales por la comisión vecinal, recurrieron al jefe de Obras Públicas de la Municipalidad de Areguá y lograron que las calles secundarias fueran reabiertas, pese a la resolución municipal que aún seguía vigente.

Intentamos conocer la opinión de las autoridades municipales de la ciudad con relación a esta situación, pero no hemos logrado contactar con el intendente Humberto Denis Torres Fleitas ni con su asistente, así como tampoco en la línea fija (0291) 432501 de la sede municipal.

Ola delictiva

Delincuentes con armas de fuego asaltaron en una vivienda ubicada sobre la calle Gobernador Irala en el barrio San Miguel de Areguá, el último domingo. La familia propietaria lamentó que fue robada por tercera vez en menos de dos meses, esta vez interceptaron al dueño al llegar a su domicilio.

Un poblador de la zona, al percatarse del hecho, se acercó hasta la entrada de la casa y exclamó “alto, policía”, lo que alertó a los delincuentes que raudamente escaparon a bordo de un vehículo que luego abandonaron. En tanto que los policías intervinientes llegaron cuando la fuga ya fue consumada.

Lea también: Areguá: vecino causó huida de asaltantes domiciliarios al grito de “alto, policía”


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar