El ministro del Interior, Federico González, ratificó que llama la atención de las autoridades de seguridad respecto al avión venezolano-iraní la cantidad de tripulantes y los presun­tos vínculos con grupos terro­ristas del Medio Oriente. La investigación actualmente se concentra en la nacionalidad de los tripulantes, sus oríge­nes, antecedentes y no así la carga que transportaba.

En comunicación con el pro­grama “Info+”, que se emite por el canal GEN/Nación Media, González confirmó que el avión carguero Boeing 747, con matrícula YV3531, que llegó al Paraguay en la noche del 13 de mayo; pre­sentó la solicitud correspon­diente a la Dirección Nacio­nal de Aeronáutica Civil (Dinac).

Y se le autorizó el ingreso para una transacción comercial de flete, reti­rándose del país dos días y medio después, el 16 de mayo alrededor de la 1:30.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Asimismo, subrayó que, estando en el país, llamó la atención la cantidad de tripulantes, parte de ellos eran 7 ciudadanos de origen iraní y 11 venezolanos. Pre­cisó que la cantidad resultó llamativa por tratarse de un vuelo de flete.

“Se procedió a las consultas correspondientes, y tiempo después llega la informa­ción de parte de la Emba­jada de los Estados Unidos y los organismos de seguridad, confirmando que la aerolí­nea estaba sancionada por la secretaría o departamento del Tesoro de los EEUU, y que probablemente los tripu­lantes de nacionalidad iraní formaban parte de un grupo militar, la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán”, confirmó.

Finalmente, González señaló que en Paraguay con­tinúa la investigación para saber qué pasó y cuál es la situación sobre la perma­nencia de este vuelo y sus tripulantes en el país.

Dejanos tu comentario