Por Lourdes Torres, lourdes.torres@nacionmedia.com.

El titular del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), Francisco Ruiz Díaz lamentó que ninguna de las islas que se encuentran en los ríos de Paraguay y Paraná están catastradas, ni tituladas, siendo que por Ley son patrimonio del Estado. Señaló que en esa condición es prácticamente imposible hacer ejercicio de soberanía territorial, por lo que esta institución inició un programa de trabajo para cuantificar en primer lugar el número de islas, luego catastrarlas y finalmente poner los títulos en regla.

Ruiz Díaz, en comunicación con el diario La Nación/Nación Media, señaló que la Constitución Nacional determina que todas las islas de formación natural deben ser propiedad del Estado paraguayo, lo que significa que ninguna isla puede ser transferida a manos privadas. Explicó que, al ser del Estado paraguayo, pasan a ser de dominio público, y conforme al Código Civil se determina que los bienes de dominio público deben formar parte del inventario de bienes e inmuebles del Estado paraguayo; y es ahí que pasan a ser del dominio del Indert.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Manifestó que, a partir de este marco jurídico, este es un trabajo histórico que se debió haber hecho, incluso desde la época que se firmaron los tratados de límites en la posguerra de la Triple Alianza, en 1872 con Brasil y en 1876 con Argentina. Todas las islas que están en aguas del río Paraná ya fueron adjudicadas al Estado paraguayo así como los países vecinos, conforme establecen los tratados.

Indert no maneja la información de cuántas son las islas que se han formado de manera natural y que forman parte del patrimonio del Estado. “Cuando se tiene la responsabilidad por estas tierras, lo primero que necesitamos es un catastro de islas, ese catastro no se dispone. Una vez catastrado se debe hacer un relevamiento en relación a la superficie, que en el caso de las islas es variante dependiendo del nivel del río. Además, cada isla debe estar titulada para ejercer el derecho dominial sobre esas islas”, explicó Ruiz Díaz.

Lea más: Enrique Riera: “Bajando el nivel de confrontación política vamos a avanzar”

El relevamiento del Indert comenzó en el sur del país. Foto: Gentileza

Establecer la soberanía

En cuanto al ejercicio de la soberanía, indicó que se consolida a través de la ocupación y posesión. Una ocupación de la isla es instalarse en el lugar, levantar la bandera paraguaya, y realizar actos posesorios como plantar árboles, ordenar y limpiar la superficie territorial. “Hoy nosotros no sabemos cuántas islas hay en el río Paraná, y cuántas hay en el río Paraguay, al no tener un catastro de isla estamos con el inconveniente de que ninguna de ellas tiene registro patrimonial en poder del Estado paraguayo, es decir a nombre del Indert, y las tierras tienen que tener título de propiedad a favor del Estado paraguayo”, comentó.

Una vez catastradas y tituladas todas las Isla el Estado debe marcar su soberanía en el lugar, si bien el Estado paraguayo no puede hacer acto de presencia en el territorio, entonces la normativa contempla la posibilidad que esas isla se den en carácter de arriendo a paraguayos que puedan realizar actividades como ser turismo; pero condicionados de que estos actos tengan la identificación paraguaya correspondiente.

Ocupaciones ilegales

Por otra parte, señaló que durante el recorrido que realizaron en las islas que están en la zona de Misiones, han notado que existen algunas ocupaciones ilegales y precarias que está generando preocupación, porque han notado no solo la ocasión, sino además depredación; por lo que desde la institución está decidido en marcar presencia en el lugar.

“Seguramente son compatriotas que están viendo la posibilidad de ir ocupando el lugar de manera ilegal y hay que tener en cuenta que las islas forman parte del patrimonio del Estado y cualquier intento de ocupación sin la autorización correspondiente, en este caso del Indert, es una violación a la consagración de los derechos patrimoniales del Estado. Entonces, en algún determinado momento, además de catastrar, titular, vamos a tener que iniciar el desalojo. Es importante advertir a la gente. Lo que hemos visto han sido ocupaciones muy precarias”, concluyó.

Lea también: Rachid cuestionó la era abdista: “Nos dejaron un perro muerto en la Senad”

En administraciones pasadas el Indert ha arrendado algunas islas en la zona de Ayolas, que hoy son importantes puntos de turismo y que genera movimiento económico local. Foto: Gentileza

Fomentar el turismo

Al respecto, el titular de Indert, Francisco Ruiz, que ya en gobiernos anteriores se han dado casos de arrendamientos o alquileres de islas para la explotación turística. Mencionó que no son muchos casos, pero sí es importante señalar los casos de las isla de la zona de Ayolas, departamento de Misiones, donde se utilizan algunas isla para hacer turismo y desarrollar la economía local.

“Una de las isla que visitamos esta semana, es la cual la institución le está arrendando, ya con la aprobación de la junta asesora de Control y Vigilancia de la presidencia del Indert, que en administraciones pasada ya se optó por el arriendo, de tal manera que se desarrolle en esas islas actividades que estén vinculados al ejercicio de nuestra soberanía y el ejercicio patrimonial también”, mencionó.

Agregó que durante la visita a la isla Paraíso, en Ayolas han encontrado un emprendimiento muy interesante a cargo de unos jóvenes paraguayos que incluso cumpliendo con el compromiso de marcar la soberanía territorial han instalado mástiles con bandera paraguaya de hasta 6 metros de altura, atendiendo las veces que sube el río, los mástiles quede a la vista.

“Estos jóvenes emprendedores tienen totalmente en regla todas las documentaciones, alquilando esas tierras del Indert para la explotación del turismo desde hace 2 años, y de esa forma se está propiciando la ocupación, posesión, así el ejercicio de la soberanía”, acotó.

Agregó que este es el modelo que se buscará ir extendiendo a las demás islas paraguayas, en la medida que se vaya contando con el catastro y la titulación correspondiente. “La verdad es un lugar paradisíaco, han realizado una importante inversión en el lugar, con cabañas, procurando minimizar el impacto en la modificación del entorno. Es una propuesta interesante, que se puede ir viendo replicar en el resto de las islas”, comentó.

Dejanos tu comentario