La Federación Nacional Campesina (FNC), bajo la conducción de Teodolina Villalba, anunció que respaldará a la chapa presidencial de la Concertación Nacional con miras a las elecciones generales del 30 de abril. Es la primera vez, en casi 30 años, que este grupo de labriegos se identifica abiertamente con un sector político y en este caso con el cuestionado presidenciable liberal Efraín Alegre.

Las reacciones de repudio no se hicieron esperar en las redes sociales, donde ya algunos adelantaron que el “gobierno de la alternancia” promoverá invasiones a la propiedad privada, tal como es costumbre esperar de este sector campesino. El propio Efraín Alegre compartió imágenes del “sello de unidad” con la dirigencia campesina, en la que aparece una sonriente Teodolina Villalba portando la bandera paraguaya junto a la dupla presidencial.

Lo llamativo del caso es que en elecciones anteriores la Federación no tomó partido a favor de ningún candidato y siempre se caracterizó por impulsar el voto en blanco o nulo en señal de desaprobación de las postulaciones de una y otra agrupación política.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Te puede interesar: “Las inscripciones de candidaturas se convirtieron en una verdadera fiesta”, dicen

Las críticas al llamativo "pacto" afloraron en las redes sociales. Foto: Captura de pantalla.

En Twitter se desató una lluvia de críticas a la decisión asumida por la dirigencia campesina. Rápidamente surgieron elucubraciones de lo que podría esperarse de instalarse un gobierno opositor. El usuario identificado como José Antonio escribió: “Ahora sí estamos perdidos, porque estos andan solo por la calle y no conocen chacra. Deambulando”.

Desde otra cuenta se vaticinó “la criminalización de la lucha por la tierra”. En tanto, hubo quienes hablaron del presunto compromiso electoral de Alegre. ”Seguro que ya le promete tierra ajena para su campaña”, expresó @rubio_latino.

Teodolina Villalba, secretaria general de la Federación Nacional Campesina, es oriunda de Yrybucuá, departamento de San Pedro. Es la primera mujer en llegar a la titularidad de esta organización, que tiene cerca de 30 años de existencia. Desde muy joven acompañó la marcha de campesinos hacia Asunción en reclamo de varias reivindicaciones, una de las últimas fue la controvertida condonación de deudas de los agricultores.

Leé también: Candidatura de Lugo quedará firme si no surgen pedidos de impugnación

Dejanos tu comentario