Usuarios de las redes sociales cuestionaron a la precandidata a vicepresidenta Soledad Núñez por jactarse de ser la propuesta del cambio verdadero; sin embargo, cae en las mismas prácticas de la vieja política.

El pasado jueves la Alianza Encuentro Nacional, sector político que apoya a su postulación, dio a conocer la lista de precandidatos al Senado en la cual aparece el nombre de su esposo, Bruno Defelippe, como candidato número 45 de la lista parlamentaria. “E’ána Soledad Núñez (@solenu), no eras el tan famoso cambio??”, cuestionó una internauta.

Igualmente, el economista José Luis Rodríguez Tornaco cuestionó a través de sus redes sociales cuál sería la reacción mediática si esta misma situación, que plantea la precandidata a vicepresidente de la Concertación de postular al cónyuge, lo hacía uno de los dos precandidatos a vicepresidente del Partido Colorado, ya sea Juan Manuel Brunetti o Pedro Alliana.

Le puede interesar: Fiesta, algarabía y gran apoyo: así se vivió el paso de Santi Peña por Sapucái

En conversación con La Nación/Nación Media, el analista y postulante al Senado por el movimiento Honor Colorado señaló que más allá de la legalidad o no de la situación, lo más llamativo es que la Concertación, que enarbola la bandera del cambio, que son la opción diferente y que incluso se han llenado la boca con críticas de manera ácida contra muchas de las costumbres que se evidenciaban en la vieja política de los partidos tradicionales. Con relación a los vínculos cuasi nepóticos de relacionamiento entre los que tienen cargos y colocar a su parentela.

Sin embargo, nuevamente se observa que estos partidos o movimientos nuevos que se presentan como opciones de cambio caen en los mismos hechos que ellos critican. Al respecto, hizo la acotación de que no es el primer caso, atendiendo que ya en el Partido Hagamos el actual senador Gilberto Apuril dejó su curul en la concejalía a su esposa. Mientras que el diputado Tito Ibarrola terminó cometiendo la misma situación, colocando a su hijo como su suplente en la Cámara de Diputados, previamente logrando un nombramiento de cargo de confianza en el Ministerio de Industria y Comercio.

Lista de precandidatos al Senado de la Alianza Encuentro Nacional, en la que aparece en el puesto 45 Bruno Delfelippe, esposo de la precandidata a vicepresidenta Soledad Núñez. Foto: Gentileza.

“Esas conductas cuasi nepótica hoy se observan también en la que enarbola ser la figura más fulgurante del cambio en la oposición, que es la precandidata a vicepresidenta Soledad Núñez, quien veladamente coloca a su marido (Bruno Defelippe) en la lista de la Concertación. Además estamos viendo que es la candidata que más dinero está gastando en su campaña, y lo dicen los propios miembros de la oposición; entonces, no me cabe la menor duda que la batería completa de su apoyo va a ir para colocar a su marido en el Senado”, cuestionó.

Lea además: Los sapuqueños afirmaron su apoyo al proyecto presidencial liderado por Santi Peña-Pedro Alliana

Asimismo, insistió en que más allá de la legalidad o no, o de lo ético o no de esta situación, le llama poderosamente la atención que aquellos vicios que ellos veían tan claramente y cuestionaban en los partidos tradicionales hoy están repitiendo lo mismo. “Entonces, o son el cambio, o son 6 por media docena”, acotó.

No subestimar el puesto 45

Por otra parte, Rodríguez Tornaco sostuvo que no hay que subestimar el hecho que hoy la postulación del marido de la precandidata a vicepresidenta ocupa el último lugar de la lista del Senado. Insistió en que solo basta con mirar la experiencia de lo ocurrido en las municipales con las elecciones de listas abiertas y voto preferencial, donde candidatos que ocupaban los lugares más allá del número 20 de la lista terminaron entre los primeros 7 concejales de Asunción.

Esto le puede interesar: Tras la victoria de Hugo Fleitas en la Concertación, la oposición podría llegar unida en abril 2023, vaticinan

En ese sentido, aclaró que cuando hace la acotación sobre los recursos financieros que la precandidata a vicepresidente está invirtiendo en la campaña, liderando el financiamiento publicitario a nivel país, entre todos los candidatos, da las claras que recursos no le van faltar, por lo que la estrategia de colocar último en la lista de precandidatos al Senado a su marido es una estrategia de “caza bobos”.

“Justamente los ingenuos dicen que está en el último lugar, pero con este nuevo sistema electoral y los recursos, que no nos sorprenda que le tengamos al marido de la precandidata a la vicepresidenta ocupando un curul en el Senado de manera silenciosa y sorprendiendo a los más ingenuos que hoy no están viendo y que están tratando de instalar que es último en la lista. Ojo que esto es una caza bobo”, remarcó.

Siga informado con: Un esperanzado Carapeguá recibió a Santi Peña en medio de sus carencias diarias


Dejanos tu comentario