El presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Pedro Galli cuestionó a la ministra de Trabajo, Carla Bacigalupo por haber determinado de manera inconsulta un ajuste salarial para los empleados del área rural. Dijo que los ganaderos no están en contra de otorgar una suba, pero no con intenciones de obtener réditos políticos.

“Nosotros no tenemos problemas con un ajuste salarial, que se saquen ese discurso que toman como bandera para obtener rédito político. Es una falacia, es una actuación miserable por parte de estos políticos, llamémosles políticos porque ya está fuera de su actuación como secretarios de Estado”, afirmó en entrevista con A punto, emitido por canal GEN.

Dijo que el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social sacó una resolución de aumento del salario mínimo a los trabajadores del sector rural, en contravención a todas las prácticas usuales establecidas para otorgar dicho ajuste.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Te puede interesar: UGP confirma pérdida de US$ 2.600 millones en el campo y pide acciones al Gobierno

Aseguró que Bacigalupo no le dio participación al sector afectado y resolvió de manera inconsulta el aumento salarial “con intenciones claramente proselitistas o de ganar adeptos a través de esa jugada”.

Pedro Galli, titular de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), habló con el canal GEN. Foto: Gentileza.

Afirmó que la ministra pretende erigirse como una redentora de los oprimidos y sobrepasando incluso sus atribuciones: “Se abrogó atribuciones o facultades extraordinarias para a través de una simple resolución pasar por encima de un decreto”.

Gran incomodidad

Galli sostuvo que la resolución generó gran incomodidad en el sector ganadero, destacando que siempre se cuidó que las retribuciones de los colaboradores sean justas y evitando discriminación alguna.

“El tipo de trabajo que realiza el trabajador rural comparativamente con el trabajador urbano, comercial e industrial es muy distinto. Porque de hecho los que trabajan en la ciudad o en otras empresas, que no son ganaderas, deben pagar sus pasajes, sus alojamientos, gastos en alimentación y lo que le queda es muy poco”, sentenció.

Por ello, considera que al tratar de equiparar el salario mínimo rural a ese trabajador urbano crearía en el fondo una “gran desigualdad con relación a la gran mayoría de los trabajadores”.

“Eso no se ha tenido en cuenta mínimamente para sacar una resolución tomada de los pelos y con total sorpresa e ignorancia de una de las partes afectadas”, remarcó.

Ministra enfocada en cuestiones politiqueras

El titular del gremio de los ganaderos también criticó que Bacigalupo esté enfocada más bien en cuestiones electoralistas antes que priorizar sus funciones. “Todo el mundo tiene derecho hacer su campaña o tener aspiraciones políticas, eso es legítimo, es natural, pero no valerse de sus condiciones de altos funcionarios del poder Ejecutivo donde tiene que cuidar todo el país, no solamente su sector. Más aún tratar de sacar rédito político a través de una jugada política, que en realidad es politiquería”, acotó.

Resaltó que en el sector ganadero existe una tradición de trabajar en forma conjunta con el Gobierno, a través de asociaciones público-privadas exitosas, y por ello, hay una conexión directa con los ministros de diferentes áreas.

“Trabajando en consenso con la parte afectada siempre se va a llegar a un acuerdo que beneficie a todas las partes, no solo a un sector, o como en este caso puede terminar afectando a todo el sector de los empleados del país, porque va a producir una gran desigualdad”, finalizó.

Leé también: Exministro dice que hay condimento político en renuncias de Ramírez Candia y Ríos

Dejanos tu comentario