El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, justificó el motivo por el cual optó por el mecanismo Covax para la adquisición de vacunas contra el COVID-19, alegando que se basó en el sistema de equidad, aunque admitió que no funcionó. Lamentó las muertes al asegurar no son simples números y que para él como mandatario conlleva una gran carga emocional.

“Apostamos al mecanismo Covax para generar equidad, donde se cuestionaba el concepto de equidad, hasta eso nos pasó. Otros países decían que equidad tenía que significar no distribución equitativa de vacunas por tamaño de población, sino distribución equitativa de vacunas por situación epidemiológica de cada país”, mencionó.

El presidente Mario Abdo Benítez se encuentra desarrollando una jornada de Gobierno en el departamento de Caazapá. Foto: Gentileza.

Argumentó que “Paraguay era víctima de sus propios números”, por lo que no fue tenido en cuenta porque “había otros países que tenían una situación epidemiológica peor que la nuestra”.

El jefe de Estado afirmó que su intención fue garantizar compra equitativa en distribución y un precio adecuado para evitar que le acusen de adquirir “vacunas de oro”. “Nadie sabe el peso de las decisiones que se tienen que tomar acá, la frustración de que un mecanismo al que uno apostó no funcionó y tengo que decir que Covax no funcionó. Y nos atrasamos en el proceso de recepción de vacunas”, sentenció.

Te puede interesar: Deuda espuria: transgresión se inició en 1985, en época de Debernardi, confirma Contraloría

Abdo Benítez agradeció la cooperación de los países, a quienes definió como aliados estratégicos que proveyeron gratuitamente dosis de biológicos para evitar más muertes a causa del nuevo coronavirus.

Una vez más, el gobernante enumeró las estrategias adoptadas en un intento por hacer frente a la pandemia, que se convirtió en una gran tragedia humana. “No sé si lo hicimos bien, pero lo hicimos con mucho coraje”, dijo al asegurar que su gobierno adoptó medidas que también buscaron atenuar el impacto de la crisis para la economía.

Así también, se solidarizó con las familias enlutadas a causa de la pandemia, al tiempo de asegurar que diariamente está pendiente del informe dado por el Ministerio de Salud Pública, sobre el número de contagiados y fallecidos. “Cada fallecido para un presidente no es un número, no son números, son personas con nombre y apellido”, señaló.

Este lunes, el gobernante se halla cumpliendo una jornada de gobierno en el departamento de Caazapá, donde arrancó su actividad con la habilitación de un pabellón de contingencia en el hospital regional. Posteriormente participará de sendos actos de entrega de más de 340 viviendas sociales y obras viales.

Leé también: Ministro del Interior afirma que hay sectores políticos que manipulan a los indígenas

Dejanos tu comentario

20H

Arrancó ayer la aplicación de la tercera dosis anti-COVID, ¿qué opina?

Click para votar