El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, reconoció que la actual situación epidemiológica por el COVID-19 es grave, pero mencionó que las últimas medidas restrictivas demostraron cierto descenso en los números. Por esta razón, señaló que apuestan por la consciencia ciudadana para no ir de momento a una cuarentena total así como exigen médicos desde ayer, al conocerse el nuevo decreto que flexibilizó varias medidas.

El titular del Ejecutivo mantuvo este lunes una reunión con autoridades sanitarias y otros miembros de su gabinete, para supuestamente incluir algunos ajustes del decreto emitido ayer domingo que flexibilizó muchas medidas de restricción tras la cuarentena estricta por Semana Santa. El sistema sanitario llegó al fin de semana al colapso técnico y médicos repudiaron el levantamiento de la cuarentena.

Al respecto, en conferencia de prensa, Abdo Benítez reconoció que existe una relativa meseta alta en la propagación del virus, que a esta altura ya llega a saturar el sistema. Mencionó que el objetivo del Gobierno es bajar relativamente la curva de contagios diarios.

En ese contexto, afirmó que con las últimas medidas restrictivas que se tomaron se registró una disminución en la curva de contagios. “Es el impacto que generaron las medidas tomadas hace dos semanas atrás. El reflejo de las medidas tomadas para Semana Santa, lo vamos a conocer en los próximos días”, expuso.

Leé más: Policía alerta ante circulación de billetes entintados producto de asalto a cajeros

En caso de incremento, pedirán cuarentena

Por su parte, el doctor Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud, manifestó que antes de fin de año Paraguay llegaba hasta los 5 mil casos por semana pero que desde inicios de febrero aumentó a 10 mil casos por semana. “Entramos a esa zona roja como país. Pasamos a los 14 mil casos después, aumentamos un 20%, y fue ahí cuando entramos en saturación total del sistema sanitario”, aseveró.

Sequera explicó que cuando se incrementa el 20% de casos por encima de la franja roja, es cuando debe aplicarse la cuarentena total, como ocurrió con la Semana Santa. “Previa a la Semana Santa tuvimos medidas más restrictivas en comparación a meses anteriores. En ese periodo, gracias a eso, cerramos con 10% menos de casos. Con las medidas de Semana Santa, esperamos otro importante descenso”, sostuvo.

El funcionario dijo en ese sentido que si vuelven a registrar un incremento por encima del 20% de la franja roja actual, solicitarán al Gobierno ir a una cuarentena total. Identificó a esta metodología “como medida serrucho”, con el cual se pueden aumentar o disminuir restricciones

Compromiso

Tras la exposición del doctor Sequera, el jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, manifestó que de momento no habrá ajustes en el decreto emitido el domingo último y que apuestan a la consciencia ciudadana. Resaltó que el sector privado es finalmente el más afectado por los sectores informales en una cuarentena, especialmente el gastronómico, según confirió. Indicó que resulta importante la continuidad de estos sectores para la contención de los empleos y mantener la dinámica a la economía.

“Podemos autorregularnos. Si de 1.800 casos diarios pasamos a 2.500 significa que estamos mal. Si baja, significa que estamos mejor. Es una manera para que la ciudadanía pueda hacer una evaluación diariamente sobre cómo está la dinámica de propagación del virus”, expresó.

Podés leer: Pese a restricciones, cayeron más de 200 ebrios al volante en controles de la Caminera

Dejanos tu comentario

11H

Los casos de dengue comienzan a tener un ligero incremento. ¿Qué acciones considerás se deben aplicar?

Click para votar