La Policía Nacional investiga a presuntos delincuentes que asaltaron un cajero automático y temen circulación de billetes entintados, por lo que se encuentran alertas ante posibles denuncias que no recibieron hasta el momento. Piden que toda persona que reciba efectivo en esta circunstancia denuncie el hecho en una comisaría.

En el marco de la investigación de un robo al cajero automático de un supermercado ocurrido semanas atrás en la ciudad de Fernando de la Mora resaltan que fueron detenidos dos hombres. Se trata de Carlos César Sena y Daniel Arturo Reyes Aranda, este último de nacionalidad chilena. Los delincuentes habrían concretado el asalto de cerca de G. 1.000 mil millones.

El comisario Marcelino Espinoza, jefe del Departamento de Investigación de Central, señaló que buscan evidencia que conduciría a la detención de otros sospechosos de robos en esta modalidad ocurridos en el país. “Nosotros haremos un allanamiento y si allí encontramos billetes entintados, quiere decir que el sistema del cajero funcionó”, expresó en contacto con 1080 AM.

Lea también: Municipalidad de Asunción reforzará seguridad en el Jardín Botánico

Señaló que se trata de una modalidad de robo que no se observa con mucha frecuencia, pero que ocurren cada cierto lapso de tiempo. “Hasta el momento no hay denuncias de billetes entintados en los comercios. Hace 5 años habían explosionado un cajero, pero gracias a la denuncia se pudo llegar a esos billetes”, manifestó Espinoza, jefe del Departamento de Investigación de Central.

El último robo ocurrió cuando unos ocho hombres descendieron de dos vehículos en un supermercado ubicado sobre Acceso Sur, donde tras reducir al guardia procedieron a explosionar dos cajeros que se encuentran en el lugar. El hecho se produjo aproximadamente a las 5:00, los delincuentes se llevaron todo el dinero que contenía ambos cajeros, según el relato del guardia.

Lea más: No descartan nuevas restricciones ante crítica situación en hospitales

Los malvivientes descendieron primero los que integraban la camioneta, uno de ellos redujo al guardia y posteriormente se dividieron en dos grupos para explosionar ambos cajeros que pertenecen al Banco Nacional de Fomento (BNF) y al banco Atlas.

Sin embargo, en esa ocasión se manejaba la información que los billetes de ambos cajeros no se entintaron con el impacto de la explosión con el objetivo de invalidar los billetes robados o poder identificarlos con la tinta derramada.

Dejanos tu comentario