El Mercado Común del Sur (Mercosur) sufrió un fuerte cruce entre dos presidentes de los países miembros, y algunos medios internacionales ya hablan de una posible ruptura del bloque regional.

Los presidentes de Argentina, Alberto Fernández, y de Uruguay, Luis Lacalle Pou, protagonizaron un fuerte cruce la cumbre de presidentes del Mercosur el pasado 26 de abril por los 30 años del grupo regional, una cumbre que terminó antes de lo previsto y sin una declaración final.

Podes leer: Agentes de tránsito coimeros serán sumariados, anunció “Nenecho” Rodríguez

El diario porteño Clarín pintó un panorama de lo que quedará después del cruce entre los dos mandatarios, incluso habla de un posible quiebre del bloque que quedará en manos de los cancilleres evitar tal situación.

“Este sábado a un lado y otro del Río de la Plata la pregunta era la de si el Mercosur está al borde de la ruptura. Nadie arriesgó respuesta y señalaron que el 22 de abril habrá una reunión de cancilleres para ver ‘cómo sigue la cosa’”, dice parte del texto publicado por el medio argentino.

Clarín relata que el pasado viernes, el presidente argentino fue encarado por los tres socios del Mercosur, Brasil, Paraguay y Uruguay, en un frente político y económico que le está reclamando a la Argentina para llevar adelante acuerdos como bloque, y no unilateral, “hacia un acuerdo regional que les permita flexibilizar el bloque para firmar acuerdos con terceros países por fuera de las ataduras que exige el acuerdo (de negociar todos juntos o nada)”.

En ese momento, Luis Lacalle Pou recriminó que el Mercosur “no puede ser ni debe ser un lastre”. Y dijo que “no” estaban dispuestos en Uruguay “a que sea un corset en el cual nuestro país no se puede mover”, refiere el medio de comunicación.

Te puede interesar: Senador plantea licitación internacional para compra de medicamentos

Alberto Fernández lleva la presidencia del Mercosur en este momento, y antes de cerrar la cumbre de presidentes se dirigió al presidente uruguayo y sugirió a los países que están disconformes con el bloque y quieran retirarse que lo hagan.

“Lo que hago hincapié es que terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad en un momento donde la unidad tanto nos importa. No queremos ser lastre de nadie. Si somos un lastre, que tomen otro barco. ¿Ok?,” terminó diciendo el mandatario argentino.

Varias fueron las repercusiones del altercado entre los presidentes de Argentina y Uruguay, sin embargo, el trabajo de calmar las aguas quedará en manos de los cancilleres de los Estados partes que se desarrollará el próximo 22 de abril.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar