El canciller nacional Federico González fue el invitado del programa “Fuego cruzado”, emitido por el canal GEN y conducido por los periodistas Augusto dos Santos y Benjamín Livieres.

Durante la entrevista, González se refirió al nuevo gobierno de los Estados Unidos, el día en que Joe Biden y Kamala Harris, presidente y vicepresidenta, respectivamente, tomaron posesión de sus cargos en la Casa Blanca.

Lea también: Daniel Centurión: “Estamos aplazados en materia comunicacional”

El escándalo de las negociaciones de la deuda con PDVSA, la injerencia del jefe de Gabinete de la Presidencia, Juan Ernesto Villamayor en el caso y la interpelación a la que será sometido por esta situación en la Cámara de Diputados, son situaciones que competen a la Cancillería Nacional y que fueron tratados durante el programa.

La edición finalizó con la situación actual del Mercosur y la próxima revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú en el 2023.

Se fue Donald Trump y llegó Joe Biden ¿Qué significado tiene este hecho, cómo podría impactar en América Latina y en nuestro país en especial?

Ante todo, es un día histórico para la política de los Estados Unidos. Es un cambio de gobierno como pocas veces se ha visto. Habiendo asumido ya el presidente Biden, todos vamos a coincidir en que Estados Unidos mantiene una política bien marcada a nivel de Estado y salvo cuestiones muy puntuales, son pocos los cambios que vamos a tener.

Ayer, el secretario de Estado, el ministro de Relaciones Exteriores, el señor Blinken, estuvo ante el Senado y ante la consulta sobre cuál sería la política con relación a Venezuela, él manifestó que continuaría exactamente igual. El gobierno de los Estados Unidos va a seguir reconociendo al presidente Juan Guaidó como jefe de Estado de Venezuela y al señor Maduro no lo reconoce en tal carácter.

Con relación al Banco Interamericano de Desarrollo y la implicancia muy especial con nuestro país, que tiene a un alto integrante de ese organismo ¿confían en que no habrá cambios en ese proceso?

Consideramos ante todo que es una oportunidad muy importante para nuestro país, ciertamente perdimos a un gran ministro de Hacienda y a una gran persona, el señor Benigno López.

Es una oportunidad para el país, de tener presencia internacional por primera vez en una institución financiera de esa índole, de esa naturaleza y consideramos que eso va a continuar de esa manera porque es el banco que tiene implicancias directas en el desarrollo de toda nuestra región.

El presidente Biden y sus autoridades que lo acompañan al frente del Gobierno comprenden muy bien esa situación. Entonces entendemos que eso va a seguir por la línea establecida y ya con la presencia de un paraguayo en una de las vicepresidencias del Banco Interamericano de Desarrollo.

Más allá de las relaciones que hay que tener con la mayor potencia del mundo, ¿qué beneficios prácticos tiene Paraguay en su relación con los Estados Unidos?

En estos dos últimos años se dio un acercamiento muy especial entre los gobiernos de Estados Unidos y el de nuestro país. Fueron muchos los intercambios en el ámbito de la cooperación. El presidente Mario Abdo, recordarán, que en diciembre del año ante pasado estuvo en la Casa Blanca, en una reunión muy franca con el presidente Trump y posteriormente se consiguieron a través de la donación respiradores que fueron y siguen siendo muy útiles para nuestro país.

Le puede interesar: “La vacuna no hará una diferencia esencial, habrá mascarillas para rato”, dice Mazzoleni

Estamos muy cerca de acceder con nuestro producto estrella, que es la carne, a ese mercado tan importante del norte, entonces son cuestiones prácticas y específicas que siguen avanzando sobre la base de la inversión de Estados Unidos en Paraguay, que mucho ayuda a desarrollar nuestra economía y la creación de fuentes de trabajo.

Estamos seguros nosotros de que vamos a seguir impulsando y ya nuestro embajador, colega y amigo, Manuel Cáceres, está realizando los primeros pasos a través de contactos con las nuevas autoridades y creo que próximamente y lógicamente, con el permiso del COVID-19, vamos a estar teniendo visitas y presencia de autoridades paraguayas allá y de las autoridades de Estados Unidos a nuestro país.

Acuerdo con PDVSA

Federico González, canciller nacional. Foto: Eduardo Velázquez.

El gobierno de Maduro los cuestionó por corruptos, pero no pueden responderle porque no hay relación y tampoco respondieron al gobierno de Guaidó, que tácitamente los calificó de mentirosos ¿Por qué ese silencio de Paraguay?

En realidad no es ningún silencio, sino una conversación sobre un tema específico que ya se venía intercambiando hace muchos años sobre una deuda que viene desde el 2011 y que se disparó hacia el 2012 y luego de varias consideraciones y tratativas se sometió a consideración de un tribunal arbitral en la ciudad de París, en la Cámara Internacional de Comercio.

Se estaba a la espera del resultado de ese fallo arbitral cuando vino la propuesta del representante de Juan Guaidó para llegar a un acuerdo. Fue lo que se conversó y el día de mañana el señor Juan Ernesto Villamayor estará siendo interpelado en la Cámara de Diputados y él va a presentar todos los documentos y realizar todas las explicaciones correspondientes.

¿Pero dirá algo Paraguay a la estructura del gobierno de Guaidó sobre este tema?

Sí, se está en contacto con ellos, en comunicación. Ellos conocen nuestra posición y fueron reacciones de representantes que en este caso, uno de ellos, ya no está en el gobierno propiamente. Entonces, con Juan Guaidó, el presidente Mario Abdo tiene una excelente relación y reitero que reconocemos como jefe de Estado de Venezuela al señor Juan Guaidó.

Ministro, ¿por qué Villamayor?

Porque en su carácter de jefe de Gabinete es el coordinador de todas las actividades del Gabinete del Poder Ejecutivo y es también un vínculo con la Procuraduría General del Estado, que es la encargada de la defensa de los activos del Estado paraguayo en el exterior también.

Por eso ese es el vínculo y ese es el relacionamiento y es por eso la presencia del señor Villamayor con el representante del señor Guaidó.

Usted no era canciller en ese tiempo ¿entonces no está al tanto si hubo una comunicación tangible y certificable sobre ese proceso entre la jefatura de Gabinete y la Cancillería?

No podría asegurarlo, pero entiendo que no porque era una instancia todavía previa y posterior a eso lógicamente la Cancillería tendría que tener una intervención.

¿No se puede pensar que correspondería? es una gestión internacional en la que no está siendo informada la Cancillería, parece básico que tendría que informarse, ¿no?

Creo que sí y reitero que si se daba el siguiente paso, la Cancillería iba a tomar directamente acción como corresponde y como está establecido en nuestra ley.

No sé cuál es la situación actual, pero lo que sí sé es que Juan Ernesto no podía haber iniciado negociaciones que eran competencia de la Cancillería Nacional.

Desde que yo estoy en Cancillería, específicamente desde el 13 de octubre del año pasado, todas las relaciones y las negociaciones se hacen vía Cancillería y sí se coordinan acciones con la jefatura de Gabinete, porque es natural que así sea también. Reitero, es un nexo directo.

El futuro del Mercosur

Foto: Eduardo Velázquez.

¿Qué pasa en el Mercosur? ¿Qué pasa con ese antagonismo que existe entre dos actores principales de esta película como son Argentina y Brasil?

El Mercosur comenzó a ser un desafío para todos nosotros antes de convertirse en Mercosur. En ese primer proceso de negociación y conversación que ustedes recuerdan bien, se inició con Brasil y Argentina y luego nos fuimos sumando Uruguay y Paraguay.

Fue un desafío enorme para Paraguay por el momento y la coyuntura que se vivía y a partir de allí fuimos avanzando y dando pasos tan importantes y significativos que varias veces o no muy a menudo se reconocen y se entienden. Por citar uno, el Focem, nuestro desarrollo como país en desarrollo sin litoral y otros pasos importantes que fueron acompañando el desarrollo de nuestro país.

Eso nos lleva al momento actual. Dos países vecinos y hermanos que tienen algunas posiciones diferentes, pero no olvidemos que también a la Unión Europea le llevó más de 50 años llegar al estado en que se encuentran actualmente. Son marchas, contramarchas, son momentos que uno va viviendo como país, como nación y como bloque que tiene que ir superando desafíos que se presentan.

¿Vale la pena seguir con el mismo Mercosur o le damos una mano de pintura?

Sí, como señalamos al principio, es uno de los desafíos para todos.

Puntualmente ¿qué cambios por ejemplo?

Hay voces que están señalando, por ejemplo, que tendríamos que dejar de lado la decisión 32. ¿Qué es la decisión 32?, la que nos marca la dirección hacia dónde tendremos que ir y cómo tenemos que ir integrados como bloque, negociando entre los 4 o los miembros que lleguemos a ser, pero actualmente somos cuatro como saben.

Lea también: “Nosotros no estamos sosteniendo a este gobierno, esa es la realidad”, dice Peña

Entonces, algunos señalan que tendría que haber cierta flexibilidad o libertad para que cada uno vaya a negociar por su lado y luego tratar de integrar todo eso al bloque.

Nosotros consideramos que por la experiencia adquirida en estos más de 30 años del bloque, nuestra condición de país en desarrollo sin litoral, ubicado entre dos países con mayor crecimiento económico. Consideramos, reitero, que la mejor vía es seguir negociando en bloque. Entre los cuatro nos ha dado resultado. Yendo a la fórmula de fútbol, equipo que gana no se cambia.

De cara a la pandemia, no fuimos capaces de comprar vacunas en conjunto, no hubo respuesta. Ni hablemos de la recesión económica, que son más complejas, pero cuestiones sanitarias básicas, el Mercosur no fue capaz de responder en forma colectiva

Sí, no solo en el Mercosur se habló del tema, sino también a nivel ProSur y son desafíos sobre todo porque, así como hay diversas velocidades de integración o de desarrollo, también la cuestión epidemiológica en cada uno de los países fue un poco diferente.

Nosotros tenemos una situación particular. Varias medidas que fueron tomadas a lo largo de estos nueve meses, Uruguay también, en otros países está un poco más complicada la situación. Entonces, todo eso hace también que al ser este producto, la vacuna o las vacunas, el producto estrella, el que todos quieren y creo que más que nunca el término, de que todo el mundo quiere.

Literalmente, todo el mundo quiere la vacuna, todos los países queremos las vacunas, independientemente a que todos los ciudadanos quieran o no vacunarse, yo confieso que sí, pero eso es una cuestión personal. Entonces, todos quieren ese producto, no hay suficiente, la demanda es mayor a la oferta. Entonces es ahí que se dan esas diferencias.

Renegociación del Anexo C del Tratado de Itaipú

Foto: Eduardo Velázquez.

Tenemos la revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú ¿Cómo se va a encarar esto, quiénes encabezan el equipo negociador? ¿No sería más prudente dejar esa tarea para el gobierno posterior y arrancar ahora con todo el debate previo?

Lógicamente, como todos los temas de la vida diaria hay diversas opiniones al respecto. Pero les doy un elemento nada más, en el 2023 está establecido que tiene que iniciarse el proceso de revisión del Anexo C. Eso es lo que está acordado, ratificado y lo aceptamos todos.

Pero qué pasa, desde el año que viene, el 2022, por el pago de la deuda el servicio de la deuda, la tarifa, va a ir bajando automáticamente. Para el 2023 va a bajar al 60%. En el 2022 comienza ya alrededor del 20 y 25 por ciento porque es una ecuación directa.

Se salda la deuda, entonces la tarifa baja y eso va a tener efecto en todo lo que hacemos, no solo en Paraguay, sino lógicamente en Brasil. Por eso, es importante comenzar este proceso de revisión, tal vez este propio año 2021, es fundamental.

¿Cuál es el resultado esperado de Paraguay con relación a tal negociación, qué es lo que quiere Paraguay, señalando puntualmente?

Quisiera tener más tiempo para hacerlo, pero voy a tratar de ser puntual. En primer lugar, asegurar la soberanía energética de la República del Paraguay. Qué significa eso, poder utilizar nuestra energía de la mejor manera, de la manera más rentable de modo de generar desarrollo.

Eso es muy amplio, ministro

Es muy amplio, pero todo pasa por la tarifa, porque la revisión del Anexo C específicamente es ver cuánto y cómo va a estar el costo del servicio de la deuda, que es la tarifa.

Ese es el mayor reclamo del Brasil

Es el mayor reclamo del Brasil, sí, y la manera de cómo eso se va manejar también. Entonces, les digo, es complejo, es algo que lleva su tiempo explicar, es algo en lo que lastimosamente hay ideas instaladas que no son verdades. Tengo que decir y muchas veces eso confunde.

Lea también: Roberto Izurieta: “Creo que la democracia de los Estados Unidos quedó fortalecida”

¿Cuáles por ejemplo?

Son muchas, pero una de ellas, por ejemplo, qué se debe denunciar, qué lo que se va hacer, o se debe hacer en la revisión del Anexo C, es denunciar el tratado y llevar al Brasil a la Corte Internacional de Justicia, por decir, una posición que está establecida, que se plantea y sencillamente eso no es así. No es parte del Anexo C.

En síntesis, eso tiene otras implicancias y ese tipo de cosas que lógicamente y acá les voy a dar la razón, sin que ustedes la hayan manifestado todavía. Es un ámbito que tenemos mucho por avanzar todavía, como gobierno, como Cancillería, y específicamente en este tema, es el ámbito en el que ustedes son unos maestros, el ámbito comunicacional.

Es que este debate hay que instalarlo a nivel de la sociedad, es uno de los mayores desafíos que tiene nuestro país en mucho tiempo y de cuyo resultado depende el futuro, la gloria o la condena del Gobierno

Imagínense lo que está en juego, respondiendo a tu pregunta inicial, sobre dejarlo para el 2023. No ahora, queremos asumir esto. Demostrar qué es lo que somos capaces, qué es lo que queremos. Con la ayuda de ustedes. Vamos a comenzar el debate ahora y el acuerdo depende de cómo evolucionen las discusiones y suscribir en el futuro gobierno. Quedaron muchas cosas en el tintero, como la mirada hacia el Asia, vía Pacífico, para otro programa.

Con gusto y les doy las gracias por esta invitación, y esta oportunidad, y les pido también su apoyo, su consideración, porque ante todo somos paraguayos y queremos lo mejor para el país.

Va a observar las horas que dure la interpelación a Villamayor ¿O presumís que ya hay una decisión política previa y que esto es una formalidad?

Creo que el partido hay que jugarlo. Hay que escucharle a Villamayor, darle la oportunidad y que él presente su verdad y que gran parte de ella yo conozco, puede que algunas cosas no. Pero escuchémoslo y démosle la oportunidad.

Le puede interesar: “Con Efraín y Llano no iremos a ningún lado”, dijo Buzarquis

Dejanos tu comentario

11H

¿Cómo califica la gestión del Gobierno para la adquisición de vacunas anti-COVID-19?

Click para votar