El día de hoy la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) llevó a cabo el acto de rehabilitación y puesta en marcha de las Unidades Generadoras de Energía 01 y 03 de la central hidroeléctrica. Fue realizado en la cota 70, de la ciudad de Ayolas. El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, se apersonó en la zona y estuvo acompañado de varias autoridades nacionales y de la Argentina. Posteriormente participó de la detonación de la “primera voladura” del proyecto Aña Cuá.

El presidente sostuvo que estas obras se convertirán en “capacidad real” para desarrollar polos industriales y mejorar la calidad energética al interior de nuestro país. Reiteró que la motivación central de ambos Estados siempre fue la de generar desarrollo por lo que la maquinización de Aña Cuá es parte de esa labor. Destacó que estas inversiones, también ayudaron en un tiempo difícil a mantener el empleo. Aseveró que “la perforación de la roca indica el inicio de Aña Cuá”.

Por otro lado, el mandatario aprovechó para decir que “la integración paraguayo-argentina no puede quedar atrasada a la integración de Paraguay y Brasil”. Luego mencionó que a él le buscan hasta la coma para criticarlo y “con mucho respeto a los argentinos” dijo: “Si a cualquiera de ustedes si la agarra COVID vayan al Ineram del Paraguay, se les soluciona el problema, porque están los mejores médicos del mundo, en el Paraguay”.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Leé también: Contraloría confirma que no recibió rendición de cuentas de Nicanor

De izq. a der. Nicanor Duarte Frutos, Hugo Velázquez, Carlos Barrios, Mario Abdo y Leopoldo Melo. Foto: Gentileza.

“Es un acto de soberanía energética”

Por su parte, el director de Yacyretá lado paraguayo, Nicanor Duarte Frutos, indicó que no se pueden dejar de hablar de los logros, solo por aquellas personas que consideran como un “oportunismo político” o una “ventaja electoral”. “Es un acto de soberanía energética, presidente. Pero la soberanía energética no solamente es que Argentina y Paraguay puedan disponer técnicamente de sus energías, sino que esta energía sirva al desarrollo de la nación”, aseveró Duarte Frutos.

“Cada hecho no debe afectar al otro país”

A su vez, el director de Yacyretá, lado argentino, Ignacio Barrios Arechea, destacó no solamente la inversión de US$ 27 millones sino también el trabajo coordinado de supervisión, entre las universidades argentinas y las paraguayas. Destacó que el equipo de trabajo se ha focalizado en la binacionalidad y añadió que “cada hecho que nosotros realizamos tenemos que tener en cuenta que no afecte al otro país”. “Hoy es un día bisagra para la obra”, dijo para dar el destaque de la detonación de la voladura de Aña Cuá, que permitirá la producción de 20% de energía extra.

Te puede interesar: Aplazan al presidente en el “curso de soberanía energética”

“Si a cualquiera de ustedes si la agarra COVID vayan al Ineram del Paraguay, se les soluciona el problema, porque están los mejores médicos del mundo, en el Paraguay”, dijo Mario Abdo Benítez. Foto: Gentileza.

Aspectos técnicos de la EBY

El jefe paraguayo de departamento técnico de Yacyretá, el ing. Leopoldo Melo, primeramente informó sobre los trabajos en la binacional durante el periodo de pandemia. “Impacta fuertemente a los trabajos programados en la hidroeléctrica, donde constantemente tenemos que conciliar con diferentes decretos de presidentes de Paraguay y Argentina”, dijo.

“Hoy se pondrá en servicio comercial las unidades generadoras número 1 y número 3. Ambas unidades fueron rehabilitadas, las turbinas completas con nuevo diseño, los alares, los ejes de turbinas nuevas, los distribuidores y todos los tensores necesarios”, informó Melo. Marcan con eso, con otro hito histórico al recuperar las unidades generadoras luego de 26 años de operación interrumpida.

Melo indicó que con esto se cumple el objetivo del programa de renovación de las unidades para garantizar la generación de energía a los sistemas paraguayos y argentinos por otros 30 años aproximadamente. El costo de habilitación de las unidades generadoras es de unos US$ 27 millones y lo realizó el consorcio CAPY.

Informó además que en mayo del 2021, técnicos de Toshiba de Japón trabajarán en la adecuación de la línea paraguaya número 1. Esto permitirá disponer, en caso de un colapso del sistema argentino, del 100% de toda la producción de la central, sostuvo el ing. Leopoldo Melo respecto a los avances que precautelan la generación y distribución de energía.

Dejanos tu comentario