La Cámara de Senadores aprobó los dos proyectos de ley que formaban parte del plan de recuperación económica a causa de la pandemia del COVID-19. Ambos tienen que ver con emisión de deuda para un plan de viviendas sociales, mientras que el segundo está enfocado al eje de protección social. Ahora pasa a la Cámara de Diputados para su estudio.

El proyecto establece la aprobación de una emisión de deuda de unos US$ 47 millones para el Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat para la construcción de viviendas sociales en el marco del programa del Fondo Nacional de la Vivienda (F’ONAVIS).

Lea más: Senador Barrios no apoya nueva deuda para viviendas sociales

Mientras que para la financiación de los programas sociales se aprobó una nueva deuda de hasta US$ 125.000.00 a través de créditos con organismos internacionales. Del total, US$ 50 millones será para financiar el Pytyvô 2.0, unos US$ 8 millones para los programas de Tekoporâ, Mi almuerzo escolar, Abrazo y para Conectividad.

Así también, del total de esos recursos US$ 50 millones irá para los fondos del Instituto de Previsión Social (IPS) para financiar los gastos del seguro social en un 80% y para los gastos corrientes un 20%. En el artículo 4º establece que el IPS podrá solicitar al Banco Nacional de Fomento, o a otras entidades del sistema financiero nacional, la apertura de líneas de crédito, con el objetivo de financiar requerimientos temporales derivados de la disminución de los ingresos por aportes.

Leé también: Silva Facetti no acompañará más préstamos para el Ministerio de la Vivienda

Mientras que unos US$ 17 millones irán para las gobernaciones, los mismos serán distribuidos en partes iguales para cada una de ellas. Estos recursos podrán ser utilizados para gastos corrientes hasta el 20% y como mínimo el 80% para gastos de capital, dando preferencia a la industria nacional, a la mano de obra local y a las empresas que se encuentran en el territorio departamental.

Pendientes dentro del plan

El proyecto postergado fue el que busca una deuda de US$ 120 millones impulsar para capitalizar el desarrollo, a través de un aporte estatal al Fondo de Garantías del Paraguay (FOGAPY), al Fondo Ganadero (FG) y el Crédito Agricola de Habilitación (CAH) con la finalidad de aumentar el acceso al crédito, para a cubrir necesidades de capital operativo e inversiones.

También queda pendiente de estudio el que implica la aprobación de uno de los préstamos en este caso sería por US$ 57 millones de los Estados Unidos, para la inversión en infraestructura que estará a cargo del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Te puede interesar: Patria Querida exige al Gobierno su plan para deuda ya aprobada

Dejanos tu comentario

17H

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva llegó al tope. ¿Qué debe hacer Salud Pública?

Click para votar