El exministro de Hacienda y dirigente del Partido Colorado, Santiago Peña, mencionó que la desigualdad social es el conflicto más grande que deberá superar Paraguay, tras la crisis sanitaria y económica generada por el COVID-19, la cual pone en peligro la democracia, ya que permite la instalación de modelos populistas que terminan por ocasionar conflictos a largo plazo como por ejemplo, lo que acontece en Venezuela o Argentina.

“El problema más grave que vamos a enfrentar los próximos años es la desigualdad, que a diferencia del crecimiento económico, que es mucho más evidente, no es perceptible de un año a otro, es el problema más grande de Paraguay. Al que le va bien, le va mucho mejor que al que le va mal y empieza a aumentar la brecha. Esto termina erosionando la misma democracia porque puede venir un modelo que venga a prometer y son solo las promesas populistas y al final terminamos empeorando más, ejemplo lo que sucedió en Venezuela o Argentina, me preocupa ese lento proceso de deterioro social”, indicó.

Lea también: Artistas aguardan que el Gobierno inicie entrega de subsidio ante el COVID-19

Peña señaló también que un ejemplo claro es la problemática en el sector educativo, el cual con sus falencias impidió que varios jóvenes y niños puedan acceder a una buena enseñanza en lo que va de la crisis sanitaria.

“Nosotros no estamos dimensionando el problema que será a largo plazo la educación de este año. Jóvenes de segmentos minoritarios de clase media alta han podido formarse a través de las computadoras, pero un millón doscientos mil niños del sector público no tuvieron esa oportunidad. Esta situación de la pandemia solo aumenta la brecha. El chico que termina el colegio dentro de 1, 2 o 3 años estará más atrasado de lo que ya venía luego con el sistema tradicional de educación presencial, esto tendrá una consecuencia tremenda para la inserción laboral. Somos un país que tiene la población más joven de América Latina", sostuvo.

Por otra parte, manifestó que la gran fortaleza de Paraguay ante la problemática por el COVID-19 es el sector rural, que permitirá que la economía del país tenga una baja caída en comparación con otros países de América Latina.

“La gran fortaleza de la economía paraguaya es nuestra alta dependencia del campo. Ante nos cuestionábamos que éramos un país primario, solo soja y carne. Gracias a que producimos en el campo la economía paraguaya será la que menos caerá en América Latina. Este año le fue muy bien en el número macro. Habrá sectores que se van a recuperar más rápido que otros”, dijo en comunicación con la radio 1080 Am.

Te puede interesar: Lo que faltaba: denuncian un polideportivo fantasma en Guairá

Dejanos tu comentario

17H

Dany Durand puso a disposición su cargo, ¿Mario Abdo debería destituirlo?

Click para votar