El Brigadier General Fernando Murillo, Director Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía de Colombia, fue invitado al programa Asamblea, del canal GEN, conducido por el periodista Augusto Dos Santos, para dar su visión cercana al flagelo del secuestro vinculado a grupos criminales como la FARC en Colombia o el EPP en Paraguay.

Murillo está a cargo de un grupo de élite compuesto por más de 1.300 hombres y mujeres, que atiende todos los días los casos de secuestros y extorsión. Recordó que cuando el presidente Mario Abdo Benítez se puso en contacto con su par colombiano, Iván Duque, para solicitarle ayuda con el caso del secuestro del exvicepresidente, Óscar Denis y el empleado de su estancia, Adelio Mendoza, no pasaron ni 24 horas y un equipo colombiano de su grupo ya aterrizaba en Paraguay.

Además de la ayuda solicitada a Colombia, el gobierno paraguayo acudió al Brasil solicitando ayuda con sus aviones de inteligencia electrónica pero destaca las tácticas y la experiencia operacional de las fuerzas militares paraguayas. “Vinimos a asesorar, como siempre lo hemos hecho, pues nosotros no actuamos en otros países”. explicó Murillo.

Integrantes del grupo de élite antisecuestro de las Policía de Colombia. Foto: Pánfilo Leguizamón.

El experto colombiano cuenta que llegaron directamente al lugar de los hechos, donde se encuentra el puesto unificado de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y comenzaron a ver lo que estratégicamente se debería hacer. Cree que se ha cumplido en cuanto a llevar hasta el lugar a toda la capacidad del Estado, además de generar un cordón humanitario para una respuesta rápida y oportuna, lo que genera la posibilidad de obtener una liberación por la presión de la situación misma.

Lea también: “Me parece muy prudente hacerlas callar”, afirma Galeano Perrone ante el silencio de la familia Denis

La primera etapa que manejan en Colombia ante un nuevo hecho de secuestro es recomendar a las fuerzas de seguridad no buscar una confrontación con el grupo criminal porque ante todo está la vida y la integridad de la víctima. Luego se continua con el proceso de investigación criminal como segunda etapa y la posibilidad de realizar un rescate por parte de las fuerzas de seguridad, es el último escenario considerado y debe ser realizado con un grupo especial y luego de una intensa y minuciosa planeación de la acción. “Esperamos tener los mejores resultados a partir de este trabajo que venimos realizando en calidad de asesores”, resaltó.

La lucha en Colombia

En el año 2000 se registró en Colombia 3.572 secuestros, a un ritmo de diez personas secuestradas diariamente y fue el pico máximo de este crimen atroz, explica Murillo y este año hasta la fecha se han registrado 62 secuestros, una cifra bastante inferior si consideramos que representa una reducción de más del 98% del total de los secuestros en el país.

“Esto ha sido posible gracias a la integración de nuestras fuerzas públicas, trabajando en conjunto, con personal preparado exclusivamente para enfrentar a los delitos del secuestro y la extorsión, a lo que sumamos un aumento de la capacidad investigativa de inteligencia”, explica.

Actualmente existen en Colombia cinco personas que se encuentran en cautiverio pues del total de 62, doce han sido liberadas por rescate, otro grupo de secuestrados han sido liberados por la presión ejercida por las fuerzas de seguridad y también algunas han sido liberadas por voluntad de los criminales.

El experto antisecuestro colombiano destaca que el Estado ha puesto todo lo necesario para llevar a cabo la tarea de lograr la liberación de Óscar Denis. Foto: Pánfilo Leguizamón.

“Nosotros en Colombia estamos viviendo la misma situación con estas cinco familias, que lo que se vive en Paraguay con el secuestro del doctor Óscar Denis. Esto es un juego de ajedrez, donde hay que saber mover las fichas con mucha paciencia, que no es fácil para la familia ni tampoco para la opinión pública ni para los medios, y un secuestro no es para estar transmitiendo día a día porque eso no ayuda a la investigación, pues se debe hacer un trabajo con mayor reserva y discreción”, agregó.

Recordó que en Colombia muchas personas no quieren involucrarse ayudando a combatir a estos grupos criminales por el temor que ellos generan en la población, pero observó que en Paraguay, los grupos de indígenas o campesinos tienen mucho acercamiento a las fuerzas de seguridad, lo que indica claramente que no quieren tener vínculos con este grupo criminal.

Lea tambien: Expertos colombianos no descartan un plan de rescate a Óscar Denis





Dejanos tu comentario

5H

¿Los senadores deben votar por la destitución de Rodolfo Friedmann?

Click para votar