El abogado Jorge Bogarín, defensor del diputado Tomás Rivas, se refirió al informe del perito del Ministerio Público que se dio a conocer ayer. En este sentido, mencionó que antes de comprometer a los acusados, pone en duda las afirmaciones de la Fiscalía que sostenía desde un principio de la investigación.

“Esa es una opinión la cual no compartimos. La acusación es una afirmación en este caso de la Fiscalía que tiene que ser confirmada o desvirtuada por las pruebas, lo que se dio ayer es un elemento de prueba, que en lugar de complicar la situación de los acusados en este juicio, lo que hace es más bien desmeritar lo que dice la Fiscalía”, refirió hoy el abogado.

Te puede interesar: Por costo económico, Ejecutivo vetará indemnización a combatientes del 89

En su declaración, Darío Benítez, perito del Ministerio Público, detalló que dos personas distintas completaron las planillas de asistencia a la Cámara de Diputados.

Este perito participó del juicio oral contra Lucio Romero Caballero, Nery Antonio Franco y Reinaldo Chaparro, imputados por presuntos hechos de cobro indebido de honorarios y estafa, quienes supuestamente figuraban como funcionarios de la cámara; sin embargo, cumplían funciones en la casa del diputado, según las denuncias.

Sin embargo, para la defensa de Rivas, esta afirmación es contraria a todo lo que viene sosteniendo la Fiscalía sobre el caso.

“La Fiscalía afirmaba inicialmente que estas personas no trabajaban en el Parlamento y en algún momento firmaban todos en un mismo momento las planillas”, dijo Bogarín. Mencionó además que la pericia no cuenta, teniendo en cuenta que se trató de una pericia documentológica, y no de una pericia caligráfica.

“Más bien se refiere al tipo de tintas utilizadas, hablan de los elementos suscriptores, lo que no confirma absolutamente nada en ninguno de los extremos expuestos por la acusación; al contrario, introduce el elemento duda”, explicó el abogado.

Agregó que no se trató de una pericia caligráfica; es decir, no se puede hablar de que estas firmas sean de puño y letra de los acusados. “El perito lo que encuentra son unas diferencias en los números que registran la entrada y salida de estas personas, y, al contrario, dicen que estas firmas son consistentes. No estaba habilitado que son firmas falsas o autenticadas porque no es un perito calígrafo y, en segundo lugar, desmiente lo que la Fiscalía afirma en su acusación”, sentenció.

Agregó además que el perito no analizó ni pudo determinar que las firmas sean o no de las personas que se encuentran acusadas en el caso. “La Fiscalía decía en algún momento que no eran sus firmas, o fue analizado por el perito ya que no fue una pericia caligráfica”, cuestionó finalmente.

Podés leer también: Diputados de Honor Colorado aceptarán veto parcial a cancelación de facturas

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar