El intendente municipal de Capitán Bado, Denilson Sánchez Garcete, denunció ante la comisaría local que recibió amenaza de muerte en su celular a través de una llamada telefónica, mensajes de texto y audio. El caso tendría relación con una publicación periodística de un matutino, en la cual se habla de un supuesto faltante de casi 2.000 millones de guaraníes en las arcas de la comuna, según el informe policial.

El jefe comunal cuenta con dos efectivos de la Policía como custodio, dependientes de la dirección del departamento del Amambay. La denuncia fue radicada pasadas las once de esta mañana.

Lea también: Acevedo llegó a unidad militar de Concepción

Cabe mencionar que el 5 de mayo pasado, la Junta Municipal de Capitán Bado rechazó la ejecución presupuestaria de Sánchez, correspondiente al ejercicio 2019. Los ediles argumentaron que la decisión fue tomada ante la detección de presuntas irregularidades en el manejo de la institución y una faltante de alrededor de 1.920 millones de guaraníes, en diversos conceptos.

Mencionaron que el intendente no depositó más de 440 millones de guaraníes al banco y no presentó documentación por un monto de G. 1.414 millones, correspondientes al cobro del impuesto inmobiliario. Se agrega la retención de 32 millones de guaraníes que debía remitir a la gobernación y otra suma similar que debía transferir al Ministerio de Hacienda (para los municipios de menores recursos).

Te puede interesar: Cruce descontrolado en frontera: “El ex intendente dio el ejemplo”

Dejanos tu comentario

12H

Ante el salvataje de Friedmann ¿sería válida la opción de que legisladores expulsados vuelvan a sus bancas?

Click para votar