Una joven denunció que fue víctima de agresión por parte del hijo de la propietaria de la vivienda que alquilaba en la ciudad de Encarnación, departamento de Itapúa. Relató que la misma mantenía una amistad con la dueña de casa, pero desconocía a su agresor.

“Me quisieron matar, tengo cortes por todas partes, en la cabeza tengo suturas. Gracias a Dios estoy bien, estoy con vida y puedo contar lo que pasó”, expresó Jessica Rohrig Kubiz, quien debido a los golpes que recibió perdió piezas dentales.

El hecho se registró la noche del martes 29 de agosto. En comunicación con C9N contó que con la dueña de la vivienda solía asistir a la misma iglesia y que ese día se reunieron en la misma casa junto con los miembros de su congregación para orar por el hijo de la propietaria de la vivienda, ya que estaba atravesando por una separación.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Leé también: Periodista internado en el IPS requiere apoyo para enfrentar delicada enfermedad

Añadió que luego se retiró para descansar, pero ya en horas de la noche la mujer le llamó y le pidió que volviera para orar nuevamente por su hijo, ya que se había puesto mal. La joven entró a la vivienda, pero unos minutos después el hombre se volvió agresivo y comenzó a atacarla.

“De milagro me salvé, tengo cortes en los brazos y piernas”, dijo. Añadió que la denuncia fue hecha en la comisaría de la ciudad. Indicó que la información que tiene es que el hombre fue detenido, pero liberado nuevamente.

Te puede interesar: Testigos salvaron a una mujer de ser apuñalada por su expareja

Dejanos tu comentario