La espina bífida es una afección que afecta la columna vertebral y es la segunda causa de discapacidad física en la infancia después de la parálisis cerebral. En este sentido, en el Día Internacional de la Espina Bífida, que se conmemora este 21 de noviembre, instan a las mujeres a consumir ácido fólico antes y durante el embarazo, ya que esto reduce los defectos del tubo neural.

Esta fecha fue instaurada a nivel internacional con el objetivo de concienciar a la población sobre la prevención primaria, que abarca el período preconcepcional y prenatal precoz. Es también una oportunidad para saber más acerca de la espina bífida y un medio para defender y promover los derechos de las personas con estas discapacidades, así como de mejorar su calidad de vida.

La espina bífida ocurre en las primeras semanas del embarazo, provoca daños permanentes en la médula espinal y el sistema nervioso del bebé. Se trata del desarrollo incompleto de la medula espinal, las meninges y/o vértebras, que impiden que la columna se cierre completamente. Además, puede dar lugar a parálisis de los miembros inferiores y a problemas funcionales del intestino y la vejiga.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: Hospital de Trauma reportó 7 fallecidos en la última semana

Estas malformaciones podrían evitarse mediante el aporte farmacológico de 0,5 miligramos de ácido fólico antes de producirse el embarazo (de tres a seis meses antes) y durante los tres primeros meses del mismo, ya que es el momento en que se forma el tubo neural. El suplemento está indicado para todas las mujeres que deseen quedar embarazadas y en aquellas familias en las que existen antecedentes de esta malformación, la dosis de ácido fólico requerida es superior a 5 mg.

Las personas portadoras de espina bífida y mielomeningocele requieren de una atención multidisciplinaria e integral por parte de una amplia gama de personal de salud como los especialistas pediatras, neurólogos, neurocirujanos, ortopedistas, nefrólogos, urólogos, fisiatras, fisioterapeutas, psicólogos infantiles, genetistas, entre otros.

Lea también: Roban G. 30 millones de una estación de servicios de Tobatí

La Dirección de Salud Integral de Niñez y Adolescencia (Dirsina) elaboró y socializó un lineamiento denominado “Modelo de atención integral al niño, niña y adolescente con espina bífida y mielomeningocele”, el cual brinda a los profesionales y servicios de salud herramientas organizacionales y normativas para llevar a cabo la atención de estos pacientes en su integralidad, además de materiales de promoción, trípticos explicativos de sondaje vesical y libreta de seguimiento del paciente.

Por su parte, el Programa Nacional de Prevención de Defectos Congénitos realiza la provisión de las sondas vesicales autolubricadas para el sondaje vesical intermitente a los pacientes de todo el sistema de salud, colaborando con una mejor calidad de vida y con la adquisición de la independencia, así como la provisión de los comprimidos de ácido fólico de 0,5 mg a los Servicios de la Red de Salud.

Podés leer: Caso Zapag: solicitan imputación de una tercera persona por amenazar a testigo

Dejanos tu comentario