Desde hace varios fines de semanas, la Patrulla Caminera y agentes de la Policía Nacional vienen realizando controles nocturnos con el objetivo de sacar de circulación a conductores ebrios. Anoche, un hombre alcoholizado que se encontraba solo en su vehículo intentó evadir el control y casi atropelló a los agentes que se encontraban apostados sobre la ruta Acceso Sur realizando los controles.

El sujeto fue filmado por los agentes y a simple vista se notaba que estaba en total estado de ebriedad, hablaba incoherencias y acusaba a los agentes de supuestamente seguirlo con arma de fuego. Estos controles son coordinados por las autoridades del municipio de Ñemby y denuncian la falta de acompañamiento del Ministerio Público en estos operativos preventivos.

Lea más: Justicia por mano propia: En Pilar, vecinos prenden fuego a casa de feminicida

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Los agentes dijeron que quieren realizar los controles de polución sonora, pero que luego se dejan sin efecto por falta de personal que apoye las intervenciones en la zona, ya que el Ministerio Público no aparece y no cuentan con el sostén legal que necesita este tipo de intervenciones que, generalmente, son objetados por los denunciados y suelen actuar de manera violenta.

La Unidad Especializada de Convivencia del Ministerio Público debería acompañar estos procedimientos y controles nocturnos, sobre todo porque son preventivos. La mayoría de los demorados dio positivo a la prueba de alcotest.

Lea más: Aceleran la búsqueda: difunden fotografías de niño desaparecido en todas las comisarías del país

Otro caso resaltante fue el de un hombre en total estado etílico que se encontraba acompañado de una mujer. El hombre para eludir el control manifestó que su pareja estaba embarazada, que se sentía mal y que estaba trasladándola a un centro asistencial, pese a ello los intervinientes insistieron en practicarle la prueba y ayudarlo llevando a la mujer al hospital, pero este se negó.

“Tuvimos problemas con este señor porque se negaba a la prueba de alcotest y manifestó que su pareja estaba embarazada y que la estaba trasladando al hospital, le dimos la opción de trasladarla nosotros al hospital y se negó. Es una excusa de los conductores para tratar de eludir el control. Su vehículo ya quedó retenido, porque sobrepasó el límite en el alcotest, que ya es un hecho punible, por lo que se comunicó al Ministerio Público”, informó uno de los intervinientes en comunicación con canal 9.

Lea también: Feminicidios: Fiscalía reporta 19 casos en lo que va del año

Dejanos tu comentario