Si bien hace varios días se ve una disminución de casos positivos de COVID-19 en nuestro país, desde el Ministerio de Salud recuerdan que la ventilación de ambientes cerrados es fundamental para reducir las probabilidades de contagio de enfermedades que pueden transmitirse por el aire a través de partículas respiratorias en forma de gotitas y aerosoles, como COVID-19 y otras de tipo infectocontagiosas como la tuberculosis, influenza, gripe y el sarampión.

Explicaron que la ventilación consiste en hacer entrar el aire fresco del exterior en un lugar interior, para que salga el aire viciado de ese espacio, para mantener o mejorar la calidad del aire. Indicaron que contar con una adecuada ventilación contribuye en gran medida a reducir la concentración de esas partículas virales y hay menos probabilidades que sean inhaladas.

Destacaron que es importante asegurar siempre la intercambiabilidad del aire en ambientes cerrados mediante la ventilación cruzada; esto se logra con la apertura de puertas y ventanas.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Igualmente resaltaron que la ventilación adecuada es solo una de las acciones preventivas para reducir el riesgo de transmisión de COVID-19. Sin dejar de lado otras maneras como mantener la distancia física, usar tapaboca correctamente, lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la nariz y la boca con la parte interior del codo flexionado o con un pañuelo al estornudar o toser, y vacunarse cuando sea posible.

El aire acondicionado no proporciona buena ventilación

Señalaron que la mayoría de los sistemas de aire acondicionado de pared o ventana no proporcionan ventilación ya que están diseñados para reducir la temperatura y la humedad del aire interior haciéndolo circular.

Leer más: Médico pide seguir con la vacunación, pese al descenso de casos del COVID-19

Por eso, siempre que se utilice un sistema de aire acondicionado de pared o ventana, se debe abrir las ventanas por unos minutos cada hora para que entre el aire fresco.

Además es importante inspeccionar, mantener y limpiar los sistemas de aire acondicionado y ventilación industrial, tanto para edificios residenciales como de alta ocupación y establecimientos sanitarios.

Cómo mejorar la ventilación en espacios cerrados

Ya sabemos que una de las formas de reducir el riesgo de contagio es con una buena ventilación, por eso se debe incrementar la introducción del aire exterior. Para eso, se debe abrir puertas y ventanas para aumentar el flujo de aire en el ambiente, siempre que sea posible y cuando las condiciones climáticas lo permitan.

Leer también: Calendario de vacunación de la primera, segunda y tercera dosis continúa hoy

En el caso de que se registren condiciones climáticas de temperatura muy altas o frías, se pueden abrir las ventanas unos minutos cada hora para ventilar. Una ventana apenas abierta, incluso puede incorporar aire beneficioso del exterior. Recomiendan además usar ventiladores para potenciar la efectividad de las ventanas abiertas.

Otra cuestión a tener en cuenta es al momento de viajar en vehículo. Instan a abrir las ventanillas siempre que sea posible y cuantas más se abran, mejor. Pero si se pone el aire acondicionado, se debe seleccionar la opción de entrada de aire fresco exterior.

Dejanos tu comentario