El censo nacional corre peligro de no efectuarse tras 72 años ininterrumpidos de realización. Los trabajos debían haberse iniciado en el mes de octubre pasado. Desde la Comisión de Hacienda y Presupuesto, junto con la Comisión de Cuentas y Control, aprobaron por unanimidad el proyecto. Sin embargo, desde la Cámara de Senadores postergaron por segunda vez el abordaje del proyecto para su aprobación.

En comunicación con el diario La Nación, el director del Instituto Nacional de Estadística, Iván Ojeda, expresó su preocupación debido a que cada vez hay menos tiempo para la realización del proyecto. El trabajo demanda una gran estructura logística, y la dilatación para que tenga el visto bueno desde el Congreso Nacional está dificultando seriamente los plazos.

“Estamos en riesgo de interrumpir una serie histórica de 72 años. Esto arrancó en el país en 1962 y se realiza cada década. Tenemos estipulado realizarlo en agosto del 2022, pero esto implica grandes acciones preparatorias. Los procesos de contrataciones públicas llevan entre tres y seis meses. Nos urge que se logre la aprobación”, explicó el director Ojeda.

Lea también: Salud acelera campaña de vacunación anti-COVID casa por casa para llegar a más personas

A su vez, comentó que se sienten optimistas en que se logrará el visto bueno para la realización del censo. Sin embargo, recalcó que para la viabilidad del proyecto, su aprobación debe realizarse antes de culminar el presente año. La disponibilidad de recursos es imperiosa para dar inicio al arduo trabajo que demanda todo el proceso.

“En octubre se debía realizar la actualización cartográfica, también debemos realizar pruebas pilotos y el censo experimental. Se debe construir una plataforma digital para el reclutamiento de 210.000 voluntarios. De igual manera, debemos ver los profesionales que realizarán las capacitaciones. Por esta razón, levantamos la voz de alerta con toda responsabilidad”, remarcó el director del INE.

Presupuesto necesario e importancia

Según el director, Iván Ojeda, el censo nacional demandará una inversión de 43 millones de dólares, lo que se traduce al 0,3% del Presupuesto General de la Nación. Destacó la importancia trascendental que representa la realización del proyecto. El censo es una herramienta fundamental para que el Estado pueda implementar acciones y políticas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

“Es imposible ser eficientes en el gasto público sin tener un conocimiento demográfico de la población. Solo por medio del censo podríamos saber el impacto real de la pandemia en cuanto a salud, educación y vivienda. Estamos ante un escenario de una nueva reconfiguración de las familias paraguayas”, concluyó el especialista.

Para finalizar, expresó que tuvo reunión con el arzobispo Edmundo Valenzuela, pidiendo el acompañamiento de la Iglesia por su gran papel e influencia dentro de la sociedad del país. Por medio de la Pastoral Social, la Iglesia se comprometió y puso a disposición su ayuda. Ofrecerán voluntarios que formarán parte en la organización del censo nacional.

Puede interesarle: Paraguay mejorará panorama con inversionistas si aprueba examen del Gafilat

Dejanos tu comentario