Ante el rápido avance de la variante delta del coronavirus a nivel mundial, que está alcanzando un 12% de infectados, el Gobierno tomó medidas preventivas a fin de evitar que esta variante cause estragos al ya golpeado sistema de Salud Pública.

Al respecto, la doctora Sonia Arza, especialista en el área de infectología pediátrica y epidemiología, expresó su alta preocupación por el avance de la variante, porque los especialistas vaticinan que puede llegar a ser mucho más grave causando más infectados y muertes, si no se previene.

La exdirectora del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), mencionó que si bien el virus puede cambiar y mutar, ya se lo conoce hace meses y con sus 4 variantes, esta última, la delta posee un índice de transmisibilidad superior a las variantes conocidas, ya que se adhiere con facilidad a las células del organismo, con una carga viral mucho más alta en el paciente infectado.

Arza aclaró que, si bien los estudios son preliminares, la Organización Mundial de la Salud, se basa justamente en estos estudios de referencia para alertar al mundo de esta posibilidad. Sobre todo, al observarse el incremento de casos en aquellos países donde la cobertura de vacunación es tan elevada, incluso con las 2 dosis de una misma vacuna, resulta que la reintroducción de esta nueva variante va aumentando de vuelta el número de casos.

“Es preocupante, porque se ve un futuro que tenemos que respetar. No está todo escrito y no podemos bajar la guardia y decir que nada va a pasar. Tenemos que estar preparados, como siempre decimos para el peor de los escenarios”, sostuvo en una entrevista en el programa Fuego Cruzado, emitido por GEN.

La doctora señaló los estudios que la OMS está tomando como parámetros, una investigación china y otra de Canadá, en la que analizan el comportamiento de la variante en cuestión.

“Ellos dicen que comparativamente entre las demás variantes, una persona que se enferme con delta tiene 120% más de posibilidad de quedar infectada, ese porcentaje aumenta en un 280% para ingresar a Terapia Intensiva, y de morir 137% más”, mencionó.

Indicó que días atrás se veía una infección a nivel mundial del 9% con delta, pero al corte del 18 de julio ya alcanzó un 12%; lo que implica un poco más de 3,4 millones de casos en el mundo. Lo otro que se analiza es el número de fallecimientos.

“Yo me preocuparía, y respetaría con suma prudencia mirando a esos países que tienen alta tasas de cobertura de vacunación, como Reino Unido, ellos tienen ingreso de la variante delta, con un aumento importante, al igual que Francia, hay restricciones obsesivas inclusive, en donde la vacunación está siendo exigida; en donde se ve un brote en caso de personas no vacunadas versus las vacunadas”, comentó.

Escenario dramático

En el supuesto caso que ingrese la variante delta a Paraguay, aclarando que ya se habló que por el país ya pasó dicha variante con los ciudadanos argentinos que estuvieron de tránsito por estas zonas, Arza vaticina un escenario dramático.

“Va ser dramático, porque tenemos una alta tasa de susceptibles, tenemos semi vacunados, porque hablar del millón quinientos de vacunados con una dosis no es la cobertura ideal frente a la variante delta”, sostuvo.

Nuevamente incierto

La especialista señaló que la variante delta se conoce desde octubre del 2020, cuando en India parecía que no había casos pero se produjo un incremento repentino de casos complicados y fallecidos.

Inclusive, recordó que India se preparaba para vender sus vacunas a Paraguay, pero se vieron obligados a suspender y priorizar a su población.

Igualmente, señaló el caso de Israel, donde el Gobierno vacunó a más del 85% de su población con dos dosis de Pfizer, y ahora volvieron a tener un brote con la variante delta, con aumento de casos, a tal grado que se vieron obligados a volver a tomar medidas restrictivas, cuando ya era un país que se había declarado libre de coronavirus. Igualmente, se está viendo en países como Reino Unido, Francia, Indonesia, España una reintroducción de la misma variante.

Efectividad de vacunas

Por otra parte, indicó que se estuvo hablando de la efectividad de una y dos dosis de las vacunas, frente a la variante delta. En el caso de la Pfizer y la AstraZeneca, con una dosis alrededor del 37% de eficacia. Pero lo que ocurre con la eficacia de la Pfizer que antes era del 94%, se convierte ahora en 88% de eficacia.

Mientras que la AstraZeneca que tenía 74%, con 2 dosis, ahora se convierte en 67% de eficacia. “Si bien, las vacunas siguen siendo eficaces, con la variante delta disminuye un poco”, aclaró.

Ganar tiempo para la vacunación

Arza señaló que hay que mirar lo que sucede con los países donde tenían un alto número de vacunados, y aun así se incrementan los casos por la nueva variante. Esto se explica por la alta transmisibilidad del virus, que es mucho más eficaz para transmitirse y replicar, y lo otro es la flexibilización que comenzaron a tener respecto a las medidas restrictivas, lo que produjo un mayor contagio.

“Qué pasará en Paraguay, donde ya comenzamos a tener flexibilización, con una semi vacunación. Lo que vamos a tener es una alta tasa de infectados, complicados, porque por ejemplo convengamos que la población de 60 y más años no está bien vacunada”, señaló.

Lea también: El Fondo Ruso se vería obligado a posponer envíos de la segunda dosis de Sputnik V a Paraguay

Por otra parte, mencionó que el punto debe centrarse en tener “bien vacunados” a todos los rangos etarios, argumentando que no tendrá sentido vacunar a una población joven, activa, pero dejar desprovisto a la población que se enferma, se complica y muere hasta hoy como es la de 60 años.

“Sería muy importante no dejar esa heterogeneidad que va a dar esa oportunidad al virus a infectar, a seguir mutando, ingresar la variante que sea y generar mayor índice de contagios, complicaciones y muertes. A medida que avancemos con la vacuna vamos a ir viendo cómo se comporta la enfermedad en la medida que los países tienen homogéneamente la misma cobertura de vacunación y veamos qué cambios se generan”, puntualizó.

Presión ejercida por el COVID-19

La profesional señaló que actualmente se visualiza con la presión ejercida al virus, su manera de subsistir, reestructurarse, presentándose nuevas variantes mucho “más inteligentes para poder evadir la respuesta inmunitaria”.

“Es por eso que se les conoce como variantes de preocupación. La efectividad con el tiempo la vamos a medir. Lo que sí se sabe y se demostró ya es que las formas graves son las que vamos a evitar con las vacunas, de hecho aquella persona que se vacuna, se infecta, transmite, pero no se complica ni ingresa en Terapia Intensiva y tampoco fallece. Cualquier vacuna es mejor que ninguna, comparativamente a la posibilidad de enfermarse y complicarse con la enfermedad”, dijo.

Forma de administrar las vacunas

Dijo además que es difícil emitir una opinión sobre la forma en que la cartera sanitaria debe suministrar los biológicos indicando que actualmente se hace lo que se puede con lo que se tiene, pero insistió en la necesidad de seguir instando a la ciudadanía a no abandonar los protocolos contra el virus.

“Es difícil dar una respuesta concreta porque viviendo la realidad nivel país hoy, convengamos que mayoritariamente la cantidad de vacunas que han pisado el suelo paraguayo es gracias a las donaciones, es muy difícil, fueron heterogéneas las vacunas que han llegado, entonces se hace lo que se puede con lo que hay, si bien se vivencia la resulta de una falta de gestión en un pasado no muy lejano se hace lo que se puede con lo que hay. Entonces, qué más es lo que se tiene que hacer, seguir comunicando a la ciudadanía que no flexibilice las medidas sanitarias, nosotros no somos Israel, no somos Reino Unido, por lo tanto tenemos que continuar con nuestras medidas sanitarias”, refirió.

Seguir con el uso del tapabocas, lavado de manos y el distanciamiento

En ese sentido, comentó que se deberá seguir usando las mascarillas de manera obsesiva, insistir con el lavado de manos con agua y jabón y mantener aún una distancia de 2 metros, con las personas que no formen parte del núcleo.

“Es cierto, estamos agotados, pero tenemos que seguir haciéndolo, ese dos metros tenemos que cumplirlo. Estar 15 minutos a menos de 2 metros era considerado un caso sospechoso ya de COVID si yo estuve en contacto con una persona enferma con otras variantes, pero ahora con la delta, ese espacio se reduce a un 1 minuto”, puntualizó.

Te puede interesar: Joven pide ayuda para su padre que está internado por COVID-19

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar