A través del análisis de Breteau, funcionarios del Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (Senepa) inspeccionan la cantidad de recipientes con larvas de mosquitos aedes aegypti en las viviendas, demostrando así que no existe un cambio de perspectiva y que seguimos con los mismos problemas en cuanto al dengue y otras arbovirosis.

En este sentido, el Dr. Hernán Rodríguez, director general de la institución, propone un giro de enfoque para lograr un cambio real por un Paraguay sin dengue. El primer concepto a entender para que ocurra un cambio de hábito saludable es la caracterización del mosquito.

Según señaló Rodríguez, el mosquito no es solo el insecto que tiene alas y molesta. El mosquito tiene cuatro estadios: huevo, larva, pupa y finalmente adulto. “En Paraguay, cuando no se ven mosquitos volando se produce un error de pensamiento, se cree que no hay mosquitos y sí los hay, pero en forma de huevos, pupas o larvas”, explicó.

La segunda idea que debe reformularse es la de criaderos, ya que está muy difundido el concepto de que solo son criaderos los recipientes que se encuentran en parques, arroyos, baldíos y otros que son tomados como lugares de origen del aedes aegypti. Sin embargo, estudios realizados por el Senepa revelan que realmente los criaderos están en las casas habitadas.

Leer más: Crean comisión contra el trabajo infantil con miras a su erradicación en Itapúa

Por otra parte, Rodríguez dijo que las mingas ambientales como una solución para la eliminación de criaderos deben ser reconvertidas en acciones individuales en cada casa. “Para ello es importante conocer el espacio físico en el cual se habita para saber y detectar dónde queda agua estancada después de cada lluvia o fenómeno semejante. Así, al ver un mosquito volando, ya se podrá identificar el posible lugar del criadero; de igual forma, se debe conocer el barrio y trasladar esta misma acción fuera del hogar”, indicó.

Es por eso que se debe entender al mosquito desde el huevo hasta la forma adulta, así como la identificación de la vivienda habitada como fuente principal de criaderos y estar informado sobre el uso de los mecanismos de control para hacer frente al aedes aegypti de manera correcta y eficaz.

Leer también: Automedicación en pacientes con COVID-19 retrasa consulta con el profesional

Con respecto al uso de insecticidas, comúnmente no se habla del efecto momentáneo que estos químicos poseen, además de no eliminar huevos, pupas ni larvas. En consecuencia, el uso incorrecto produciría resistencia en los vectores que son tratados con esta acción.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar