El fiscal Julio Ortiz llegó hasta el Hospital General de San Lorenzo, conocido como Hospital de Calle’i, donde incautó 14 aparatos celulares del personal de blanco que participó de la jornada de vacunación contra el COVID-19 en la que se robó un frasco de los inmunizantes Covaxin destinados a adultos mayores de 75 años. El agente del Ministerio Público señaló que con base en el peritaje llamará o no a los supuestos involucrados a realizar declaración indagatoria.

“Con una orden de allanamiento emanada por un juez solicité la incautación de teléfonos celulares de los enfermeros que tuvieron contacto con los frascos de vacunas Covaxin. A las 11:30 me constituí e incauté los teléfonos que remití a la Policía Nacional para su peritaje correspondiente. Hay muchos rumores que llegaron hasta nosotros, pero tenemos que trabajar con base en hechos concretos”, dijo el fiscal del caso al canal C9N.

Lea también: Realizan primeros allanamientos a casi un mes de desaparición de la joven Isaura

Días atrás, manifestó que resultaría muy difícil que una tercera persona pueda hurtar el frasco de la vacuna Covaxin. El agente señaló que investiga un caso de hurto de un frasco con 10 dosis. El director del Hospital de Calle’i, doctor Luis Prats, corroboró el hecho realizando la contabilidad de los frascos que fueron destinados a este centro asistencial, de acuerdo a declaraciones de Ortiz al canal C9N.

De acuerdo al fiscal interviniente, el responsable del robo luego ofreció la vacuna a cambio de dinero, por lo que cometió dos hechos punibles, hurto y reducción. Además, consideró que en caso de no ser funcionario del hospital, cometió el delito de reducción por vender un objeto robado. Ambos hechos punibles tienen una expectativa de pena de 6 meses hasta cinco años de privación de libertad. El objetivo del fiscal es llegar a la persona que robó el frasco y a la que estaba ofreciendo.

Lea más: Jugadoras profesionales de fútbol reciben vacuna contra el COVID-19

Inicialmente, un médico alertó a las autoridades sobre el robo porque la vacuna, supuestamente, fue ofrecida a una persona a un valor de G. 350.000. Hasta el momento ningún funcionario fue apartado de su cargo tras el robo del frasco mientras continúan siendo investigados al menos 16 funcionarios. Descartan cámaras de circuito cerrado en el lugar donde se guardan las vacunas en el Hospital de Calle’i.

Dejanos tu comentario

10H

¿Qué medida se debería tomar para disminuir la violencia hacia la mujer y los feminicidios?

Click para votar