Con el inicio de la vacunación en adultos mayores, muchos son los casos de personas que no quieren vacunarse por distintos motivos. Algunos por miedo, otros por desinformación, pero la negación de muchos de ellos a recibir las dosis es un problema para muchas familias.

Para abordar el tema y tratar de concienciar a la población sobre la importancia de la vacunación, La Nación contacto con el Dr. José Fusillo, presidente de la Sociedad Paraguaya de Neumología (SPN). El neumólogo dijo que, evidentemente, cuando hablamos de vacunación tenemos que sopesar lo que es el riesgo-beneficio, que es el riesgo de vacunarse o es un riesgo de no vacunarse.

“El riesgo de una persona mayor a 85 años de adquirir la enfermedad COVID-19 y fallecer es casi del 60%. Esto quiere decir que 6 de cada 10 pacientes con más de 80 años fallecen y el riesgo de tener un efecto colateral por la vacuna es de menos del 1%, creo que ni siquiera da para una discusión de los riesgos y beneficios”, empezó diciendo.

Leer más: COVID-19: vacunación a diabéticos debe ser prioridad, recomiendan

El miedo o la desinformación no deberían ser un motivo para dejar de vacunar a los mayores de 85 años. Foto: Nadia Monges.

Fusillo mencionó que hoy en día las vacunas son eficientes, seguras y eficaces. “Hay efectos colaterales como los tiene absolutamente cualquier medicamento. Probablemente, el 90% de los medicamentos en el mercado tiene más efectos colaterales que todas las vacunas actualmente. El miedo se comprende, la desinformación se puede comprender, pero actualmente no debería ser un motivo para dejar de vacunar a los mayores de 85 años”, enfatizó.

Manifestó que cada día que perdemos es un día que se generan más muertos y la oportunidad perdida la vamos a lamentar posteriormente.

Cuidados, a pesar de vacunación

El titular de la SPN indicó que los mayores generalmente tienen formas graves de la enfermedad, por lo que es importante la vacunación. “Las formas leves en las personas mayores de 85 años son muy raras, casi todos ellos desarrollan una forma moderada o severa que termina en el fallecimiento. Hoy por hoy es el grupo etario que tiene mayor mortalidad”, remarcó.

Recordó que los cuidados son muy importantes y que deben seguir incluso con la vacuna. “Los cuidados no hay que dejarlos de lado. Si la persona vive sola, no recibe visitas, vive prácticamente en una cápsula, en ese sentido es probable que no se infecte, pero hoy por hoy eso es imposible. Las personas sí o sí reciben visitas, necesitan que les lleven alimentos, necesitan convivir posiblemente con familiares, entonces actualmente no hay otra razón valedera para no vacunarse”, expresó.

Sostuvo que si bien son decisiones personales, uno tiene que ser lo suficientemente consciente de que las vacunas han sido el medio sanitario que más vidas salvó en la humanidad desde el comienzo de la historia, junto con el agua potable.

Leer también: Director del PAI insta a la ciudadanía a inmunizarse contra el COVID

“Son las dos intervenciones que han tenido más impacto en reducir las mortalidades en el mundo. Actualmente, intentar discutir la utilidad de las vacunas o por miedo o desinformación ya no corresponde. No podemos hablar siquiera de eso”, aseguró.

Así también, el neumólogo recalcó que tenemos que seguir cuidándonos, poniendo en práctica las medidas a pesar de la vacunación. “Hay variantes mutantes que están rondando con mucha circulación en nuestro país, por lo que hay que seguir con los cuidados”, destacó.

Dejanos tu comentario

14H

¿Experimenta incrementos de precios de los productos de la canasta básica familiar?

Click para votar