La iniciativa “Kit de esperanza” empezó el año pasado, en el mes de abril, una vez iniciada la pandemia en Paraguay y luego de ver lo que ocurría en el mundo entero, ya que encontraron que el principal factor común entre todos los enfermos, no solamente era el padecimiento físico, sino también el emocional, el distanciamiento de sus familiares, la soledad, la angustia en los pacientes por esta situación.

“Surgió como un proyecto para llevar justamente apoyo emocional a través de la fe y la palabra de Dios a los pacientes y más allá de ellos, al personal de blanco, a los familiares y también a todas las personas que están en la lucha contra el COVID-19. Hoy sabemos que el personal administrativo, de limpieza y de seguridad forman parte de esta lucha”, comentó Natalia Martino a La Nación, una de las activistas.

Leer más: Camas llenas y personas esperando: “No hay más lugares”, advierten

El armado de los kits se lleva a cabo en casas particulares para evitar aglomeraciones. Foto: Gentileza.

Natalia mencionó que, en una primera etapa, la iniciativa se realizó en alianza con la Fundación Misiones Universitarias Católicas y luego continuó gracias al acompañamiento de muchas personas católicas de distintas congregaciones, quienes se fueron sumando por medio de la recolección de rosarios, armado de kits o a través de donaciones económicas para costearlos.

La entrevistada señaló, además, que muchísima gente se sumó desde distintos puntos. “Hoy tenemos personas que están haciendo rosarios para poder donar. Tenemos llamadas de personas de Asunción, Gran Asunción, gente mayor, gente joven superprendida al proyecto. También gente de Formosa nos está contactando para poder replicar la iniciativa en su ciudad”, refirió.

Acerca del kit

“Cada kit contiene una nota o un mensaje de esperanza, estampas con oraciones, un rosario y una guía para rezarlo. Estamos convencidos de que el rosario es un instrumento que nos acerca a Dios a través de María y que da mucha fuerza a quienes lo rezan. Estos rosarios en muchos casos son donaciones de significativo valor para las personas, un rosario que era de la abuela o que trajo de Jerusalén”, agregó.

A la fecha fueron entregados más de 2.000 kits en hospitales de referencia como el Ineram, IPS Ingavi, el Hospital de Clínicas, el Hospital Nacional de Itauguá, entre otros, así como a centros de aislamiento preventivos al inicio de la pandemia y en esta segunda etapa, que iniciaron hace como 20 días ante el aumento de casos importantes que tuvimos, también empezaron a trabajar con sanatorios privados del departamento Central.

Aseguró que el objetivo actual es completar 5.000 kits para el mes de abril a fin de poder llegar a más personas de todo el país ante el aumento significativo de casos en los últimos meses. “Hay mucha gente solidaria que quiere dar apoyo a todo este grupo de personas que está siendo afectado por el COVID”, remarcó.

Leer también: Menor fallecido por COVID-19 tenía problemas nutricionales, dice Silva

Cómo sumarse

Hay varias formas de apadrinar en la fe a enfermos, médicos o familiares, por medio de la donación de rosarios y estampas que pueden ser recolectadas en la familia, la comunidad o por medio de la donación de un importe de dinero que pueda contribuir en la adquisición de impresiones o materiales para la elaboración de kits.

Las personas interesadas pueden acceder además a la página en Facebook que fue creada recientemente. Además, pueden comunicarse con Lourdes Colmán (0981) 482-298 o con Natalia Martino al (0981) 277-707.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar