No hay nada que celebrar, ni tiempo para levantar una copa y brindar por el Día Mundial de la Salud, según el personal de blanco. La situación del sistema de salud en Paraguay es caótica, está en total colapso y esto es una realidad que se vivía mucho antes del COVID-19 en los hospitales que funcionaron siempre en precarias condiciones, lo que la pandemia hizo fue mostrar esta lamentable situación.

Prueba de ello es que solo dos hospitales en todo el territorio nacional están habilitados legalmente para funcionar, es decir, cuentan con las mínimas condiciones para brindar atención médica y son el Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu y el Ineram, así señaló el Dr. Jorge Rodas, médico cirujano, exsuperintendente de Salud conocido por ser destituido del cargo por clausurar pasillos de hospitales donde hacían funcionar salas de urgencia, en comunicación con La Nación.

Leé más: COVID-19: “Queremos más rapidez en la aplicación de las vacunas”

Con el incremento de casos de COVID-19 los hospitales se encuentran saturados. Foto: Nadia Monges.

“El tema sanitario en el país está en una situación caótica y hace dos años cuando me pidieron ser superintendente de Salud, le dije a Julio Mazzoleni –exministro de Salud– que solicitara al presidente de la República destinar todos los royalties del 2019 para la reparación y tal vez crear un hospital nuevo en Central, son como US$ 800.000.000 y en ese entonces se conformó una comisión nacional para hacer seguimiento porque acá en el Paraguay la gente no puede escuchar proyecto porque de inmediato ya quiere cambiar su camioneta”, recordó Rodas.

Lamentó que el Hospital Nacional de Itauguá, que viene a ser una de las dependencias más importantes del Ministerio de Salud en ese entonces, su infraestructura edilicia ya se encontraba paupérrima, sobre todo la urgencia. El diagnóstico de la salud pública en ese entonces ya se encontraba en terapia intensiva, dijo.

El Dr. Rodas recordó que en el 2018 empezó a recorrer apenas los servicios de urgencias de los centros asistenciales de referencia del centro y del interior del país y solicitó clausurar la Urgencia del Hospital Barrio Obrero de Asunción para su posterior reparación porque su situación edilicia ya era un peligro.

Leé también: Desde hoy viajeros procedentes de Brasil deberán cumplir cuarentena de 7 días

“Empecé a trabajar en la habilitación de hospitales, a requerir a la gente plantear habilitar los centros asistenciales porque solo dos estaban habilitadas en el país. Habilitación significa poner en funcionamiento un centro asistencial con los criterios e indicadores mínimos de calidad de los servicios. Los únicos hospitales habilitados son el Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu y el Ineram”, indicó.

El resto de los hospitales funciona en las condiciones mínimas de calidad de servicio, tanto en infraestructura, recursos humanos, equipamiento médico, equipamiento edilicio, esto implica lo que refiere a las condiciones mínimas. Mientras que los hospitales son solo inaugurados en presencia del presidente y el ministro de Salud sin a veces reunir las condiciones y lo primero que debe hacer el director del nosocomio es rogar al ministro de Salud de turno al menos dos enfermeras porque el hospital no tiene aún, según el profesional ese es el porte o la manera en que se maneja el ámbito de la salud en el país.

Podés leer: Banda del Titanic: “Seguimos tocando mientras el barco se va hundiendo”

“No se debería nunca poner en funcionamiento ningún centro asistencial sin contar con el personal requerido, pero esa es nuestra costumbre y así seguimos. Es decir, qué se puede esperar en nuestro país y principalmente en estos momentos de situación de pandemia cuando la demanda sobrepasa toda la capacidad de respuesta en los lugares preparados y acá que ni siquiera estamos preparados es aterrador”, mencionó.

Al galeno le preocupa este ritmo de contagios que se vive hoy con el COVID-19 y recordó lo que decía el Dr. Guillermo Sequera, en cuanto a que debíamos ir infectándonos todos de forma ordenada y no como ocurre en estos momentos donde masivamente va a los hospitales la gente infectada y que si los contagios iban de forma gradual el poco recurso con el que contamos tendría una respuesta, pero finalmente, los hospitales van saturándose de pacientes de grave estado y moderados.

Asalto a los bienes del Estado

Lamentó también que en plena crisis sanitaria mundial se haya usado la situación para los casos de corrupción que se dieron en este tiempo. Recordó el caso de los insumos supuestamente provenientes de China.

“La corrupción empezó en el Ministerio de Salud, por lo visto que así siempre funcionó, no se descubrió dentro del gobierno, fueron publicaciones periodísticas que hicieron ver que había sido había medicamentos truchos que venían de cualquier lugar. Después se vieron otras situaciones como le llamamos el intento de asalto del siglo en Paraguay en el propio Ministerio de Salud, qué se puede esperar entonces, terminó la confianza”, dijo.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar