El Sindicato Nacional de Directores de Instituciones Educativas de Gestión Oficial (Sinadi) informa con pesar que el nuevo coronavirus o COVID- 19 ya se cobró la vida de un total de 93 docentes que se encontraban operativos cumpliendo sus funciones.

Entre los fallecidos están una supervisora, funcionaria administrativa, nueve directores de instituciones educativas públicas, cinco docentes técnicos de Supervisión y 78 docentes de aulas que no pudieron superar la enfermedad. Además del luto y crisis económica en sus respectivas familias (muchos eran sostén de hogar), el dolor también se ciñe en la comunidad educativa, ya que coronavirus dejó y adolescentes huérfanos.

Leé más: Falleció don Julio, popular bibliotecario de la Facultad de Filosofía

Miguel Marecos, secretario Ejecutivo del SINADI, dijo que los contagios se dan en las instituciones educativas porque tanto estudiantes como docentes y personal administrativo llegan a la escuela con el virus del SAR COV2 que hace al coronavirus porque viene en transportes públicos que son focos de contagios. Lamentó que las autoridades minimicen el riesgo y dijo que los transportes públicos son los más utilizados por docentes y alumnos del sector público.

“De la calle traen el virus por eso los contagios ya se dan en los entornos escolares. Es la peor mentira decir que los contagios no se dan en los colegios y escuelas. Nos da pena y mucha tristeza que cerca de 100 compañeros hayan fallecido y conste que informamos de estas situaciones que se darían a las autoridades”, lamentó Marecos en comunicación con La Nación.

Leé también: Reportan alentadora recuperación natural de la laguna Cerro de Limpio

El SINADI desde un primer diálogo ya planteaba seguir con las clases virtuales durante el primer semestre del año lectivo para evitar los contagios en los entornos escolares. Indicó que las consecuencias de la imposición de las clases presenciales ya se están visualizando con la muerte de 93 docentes. Afirma además que hay varios docentes que se encuentran en grave estado en hospitales tras su interacción con los entornos escolares.

“Estamos en Paraguay donde no hay vacunas, donde no hay medicamentos y los hospitales están saturados, no hay camas de terapia, aquí no hay una campaña seria de concienciación, nadie respeta los protocolos, ejemplo de eso es que en Semana Santa nadie respetó las restricciones. Es sencilla la cuestión lavado de manos, distanciamiento físico y uso de tapabocas pero no hay campañas serias, no hay líderes serios”, apuntó Marecos.

Podes leer: Alto Paraná con ocupación de camas al 100%, pacientes COVID-19 son internados en sillones

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar