Por: Viviana Orrego (viviana.orrego@gruponacion.com.py)

Joel Santiago Trepowski Gamarra tiene 24 años, se encuentra cursando el tercer año de la carrera de licenciatura en ciencias mención física en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Asunción (Facen-UNA), que costea con la venta de chipas, en su motocicleta, alrededor de su humilde barrio Bañado Tacumbú de Asunción.

Trepowski Gamarra es un verdadero ejemplo de superación, ya que a su corta edad y sin oportunidades laborales, ni del Estado, no se cruza los brazos ante las adversidades, sino que todo lo contrario, lucha por ganarse el pan diario de forma digna y superarse con sus estudios.

El joven universitario de la UNA vende chipas, en el Bañado Tacumbú, para costear sus estudios. Foto: Gentileza.

“Yo estudio licenciatura en física en la Facen-UNA. Estoy cursando el tercer año de carrera, dejé un año por lo complejo y dificultoso que fue el año pasado a raíz de la pandemia. Todo fue online y no niego que se me complicó todo, pero ahora ya estoy mejor, el tema es que con la virtualidad es totalmente diferente, tenés que aprender solo y mi carrera es prácticamente todo matemático”, señaló Trepowski Gamarra, al ser consultado sobre sus estudios universitarios.

El joven universitario es de escaso recurso económico, se gana la vida junto con su madre vendiendo chipas por las tardes desde hace unos años. En el barrio Bañado Tacumbú, Joel Santiago ya es conocido, querido y muy admirado por sus vecinos y vecinas que lo esperan en las tardes para comprar la merienda.

Leé más: Si la carga viral es muy alta no importa la edad, igual están expuestos a morir, advierten

Anteriormente, iba a buscar las chipas en un canasto del Mercado Municipal Nº 4 y al retirarlas venía caminando y vendiendo desde la avenida Rodríguez de Francia hasta las calles Maestro Ursicino Velasco, que es la calle principal del barrio rivereño. Ahora, se compró para su motocicleta y la venta se hace más tranquila en días de mucho calor, mencionó.

Con la venta de chipas gana por día entre G. 80.000 y 100.000 que le sirven –además de alimentarse y vestirse– para costear el internet y comprar libros específicos para su formación universitaria, ya que pese a su buen perfil académico, nunca consiguió ninguna beca universitaria para desarrollar su carrera en la UNA.

Leé también: A un año del cierre de aulas y de estudiar con celular en mano, las clases presenciales siguen inciertas

“La carrera en sí es muy pesada por el contenido casi completo de matemáticas y a esto se suma ahora otra dificultad, que es online, porque en clases el profesor te puede explicar. En las horas de estudio es difícil estar conectado porque el internet no tiene buena calidad en el barrio y es bastante caro”, lamentó el joven al describir la precariedad en la que debe desarrollar las clases en tiempos de pandemia.

Trepowski Gamarra egresó del bachiller técnico en informática del Colegio Comercio Nº 2 de Asunción, por lo que otra de sus pasiones es la informática y justamente desarrolló este bachillerato para tener una salida laboral para costear sus estudios en la universidad. Sin embargo, no logró encontrar trabajo en este campo, por lo que apela a las empresas o entidades para darle un lugar de trabajo en el área de informática. Aquellos interesados en dar trabajo al joven, pueden comunicarse al (0971) 281-947.

Te puede interesar: Reporte semanal de COVID-19: “La situación es grave a nivel nacional”, dice Sequera

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar