Una comitiva fiscal policial realiza un allanamiento en búsqueda de Dahiana Espinoza en una matadería ubicada en la ciudad de Itá, departamento Central, en la mañana de este viernes. La prueba de sangre confirmó que corresponde a la joven con 99,9% de coincidencia con el ADN de sus padres.

El hallazgo de sangre humana femenina se constató en un hacha, un serrucho y un cuchillo encontrados en la carnicería donde la joven trabajaba. También refirió que cuentan con testigos que vieron al principal sospechoso, su pareja Joel Guzmán, maltratarla antes de su desaparición.

Lea también: COVID-19: Hospital de Itauguá recibió medicamentos para una semana

“Tenemos testigos que vieron a Joel maltratándola, 24 horas antes de su desaparición hubo una pelea fuerte. Hoy, hay más personas que se animan a hablar. Hubo una discusión en la calle, él le dijo a ella que al llegar a la casa sabrá lo que le espera. Ella dijo a una amiga que él la iba a matar”, expresó la fiscala Daisy Sánchez.

En el lugar se realiza una excavación para dar con los restos de la mujer, en tanto que también allanan la vivienda de César Brítez, carnicero del lugar donde trabajaba Dahiana y presunto cómplice de Guzmán. Ante las nuevas evidencias, para el Ministerio Público la joven está muerta. “Estamos obligados a investigar un feminicidio”, afirmó la fiscala Sánchez.

En tanto, la agente señaló que creen que el crimen ocurrió en el inquilinato ubicado en la ciudad de Itá, pero que el cuerpo sin vida pudo haber sido trasladado hasta este inhóspito sitio donde se encuentra la matadería, con complicidad de otro hombre.

El principal sospechoso del hecho se encuentra privado de su libertad. Hasta el momento se encuentra preso e imputado solo por violencia intrafamiliar. La fiscal aseveró que se constataron llamadas entre Guzmán y Brítez durante la madrugada del 18 de septiembre, este último se encuentra con prisión domiciliaria.

Lea también: Funcionarios del SEME denuncian precariedades y piden destitución del director

“Él está con la prisión preventiva por violencia familiar, pedí la ampliación de la investigación porque hemos encontrado nuevos elementos. Se puede condenar por indicios. El fin principal es no dejar impune los hechos punibles. Va a ser fácil no condenar por no encontrar el cuerpo, pero tenemos la sangre y el ADN de ella. Ya hemos pedido la ampliación de la prisión preventiva”, dijo la fiscala.

La Fiscalía demostró que la joven era víctima de violencia doméstica, además Guzmán cuenta con antecedentes de violencia. Varios equipos fiscales, policiales y bomberos, a cargo de los agentes Daisy Sánchez y Joel Cazal, realizaron diversos procedimientos en búsqueda del cuerpo de la mujer en Itá y J. Augusto Saldívar.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar