El Centro de Rehabilitación Social (Cereso) de Encarnación se encuentra libre de la enfermedad, comunicaron este viernes autoridades penitenciarias.

Esto se dio tras las acciones implementadas por la Dirección de Salud Penitenciaria en conjunto con el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social para mitigar la expansión del COVID-19 en el lugar.

La Dirección de Salud Penitenciaria confirmó que dentro del Cereso se registraron 86 casos positivos con cuadros leves, todos se encuentran recuperados. A raíz de esta situación los intervinientes médicos y autoridades recomendaron efectivamente el levantamiento del cierre epidemiológico.

“El primer caso dentro del Cereso se registró en enero y se activaron los protocolos sanitarios en ese momento, lo que significó un número de contagio relativamente bajo. Todas las personas contagiadas con la enfermedad no tuvieron complicaciones y no hubo necesidad de trasladarlas a un centro asistencial”, afirmó el director de Salud Penitenciaria, Daniel Cantero.

Leé también: Paraguay y Uruguay exigen acceso equitativo a la vacuna contra el COVID-19

Solo queda un caso

Dentro del sistema penitenciario actualmente solo se registra un caso activo y es una persona privada de libertad que se encuentra en la penitenciaría Padre Juan Antonio de la Vega; la misma está aislada del resto de la población, según establece el protocolo.

El caso activo se trata de un rebrote de la enfermedad en el lugar, teniendo en cuenta que el año pasado la penitenciaría Padre de la Vega registró varias personas contagiadas con el coronavirus.

“Hemos activado el protocolo para mitigar la expansión del virus dentro de la penitenciaría; sin embargo, me gustaría aclarar que Padre de la Vega aún no cuenta con cierre epidemiológico debido que la persona positiva fue aislada y sus contactos no presentaron síntomas”, explicó Cantero.

Te puede interesar: Renuncia de Mazzoleni es solo un primer paso, sostiene senador

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar