Tras el incendio registrado en la madrugada del domingo en Petropar, en un tanque de alcohol que contenía 3,5 millones de litros, muchos se preguntaron por qué seguía ardiendo atendiendo la torrencial lluvia que se registró desde la noche del sábado y que en teoría ayudaría a aplacar las llamas. Sin embargo, esto no es así, ya que existen diferentes clases de incendios y formas de extinguirlos, en algunos casos, el agua no los apaga, sino que los aviva o expande. Si bien este no fue el caso, los bomberos esperan la llegada de una espuma especial para sofocar definitivamente el siniestro.

Es importante mencionar que el causante habría sido un rayo que cayó sobre el tanque de alcohol, que si bien ardió en llamas, no explotó, por las características del mismo. De hecho, la estrategia de los bomberos, desde un principio, fue evitar que las llamas lleguen hasta los tanques de otros combustibles, más inflamables y peligrosos, ubicados a metros del incendio.

Ahora, unos 100 bomberos que trabajan hace largas horas en el lugar esperan la llegada de la espuma especial para terminar con la gigantesca labor, esto porque Petropar no tiene los elementos suficientes para aplacar de manera inmediata un incendio de grandes proporciones en sus instalaciones, a lo que se suma que tampoco cuenta con sistemas de alerta para los vecinos ni plan de evacuación de la zona.

Leé más: Unos 100 bomberos trabajan para sofocar el incendio en planta de Petropar

Unos 100 bomberos que trabajan en el lugar esperan la llegada de un espuma especial que ayudará a contener mejor las llamas y sofocar así el incendio. Foto: Nadia Monges

Tipos de incendios y cómo apagarlos

Pero volviendo al tema central, los incendios se clasifican en A: son los producidos con materiales sólidos tales como madera, papel, cartón, telas y se caracterizan porque al arder forman brasas y cenizas que se propagan de afuera hacia adentro. Para apagarlo se emplea de preferencia el enfriamiento con agua.

Los incendios de clase B involucran líquidos y gases combustibles tales como el petróleo y sus derivados, alcoholes, propano, butano, grasas, entre otros. Son fuegos superficiales que ocurren en tanques abiertos, derrames o fugas de sustancias combustibles. Estos no se apagan con agua, pero sí con agentes extintores como AFFF, CO2, polvo ABC, polvo BC, HCFC 123. Es el registrado en Petropar.

Siguen los siniestros de clase C, que se originan a partir de la corriente eléctrica, por un cortocircuito. Se presenta en equipos y maquinarias tales como motores, alternadores, generadores, subestaciones, maquinaria de soldar, etc. Para extinguirlos, es necesario utilizar agentes extintores tales como polvo químico seco y bióxido de carbono.

Leé también: Incendio en Petropar se inició en tanque de alcohol de 4 millones de litros

Los incendios de clase D, en los que metales como magnesio, titanio, sodio, litio, potasio, arden al estar en contacto con el agua o el aire. No se deben usar extintores comunes, pues existe el peligro de aumentar el fuego. Se emplean polvos especiales como el grafito para sofocarlos.

Y, por último, los incendios de clase K, que involucran a aceites y grasas de origen vegetal y moral, en estos casos, solo se utiliza acetato de potasio para extinguirlos.

Ante cualquier situación, se recomienda llamar a los bomberos voluntarios. Foto: Nadia Monges

Llamar a los bomberos

En cualquier caso, se recomienda llamar a los bomberos voluntarios más cercanos, avisar a los integrantes de la familia, a los compañeros de oficina o a quienes estén en el lugar donde se registra el incendio y salir afuera a esperar la llegada de los especialistas.

En caso de ser posible, cortar antes los suministros de energía, de gas o alejar cualquier fuente de combustión del lugar del incendio.

Podés leer: Incendio de gran magnitud afectó a planta central de Petropar y evacuaron a familias de la zona

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar