Con ganas de salir adelante, conseguir un trabajo estable y mantener a su familia, “Billy” como lo conocen sus amigos, se dedica a la venta de aguacate nacional que crece en el patio de su casa. Se trata de Guillermo Jonathan Pérez, de 28 años, quien dijo además que su sueño es conocerle a su ídolo, Alejandro Silva del club Olimpia.

Billy comentó a La Nación que en el mes de marzo del año pasado empezó con la venta callejera, luego de quedarse sin empleo y justo cuando se desataba la pandemia del COVID-19 en Paraguay. Pero eso no fue impedimento, ya que su ingenio hizo que de igual manera pudiera generar ingresos. Gracias a la comercialización de esta deliciosa fruta, sus hijos, uno de cuatro años y otra pequeña de dos años, tienen diariamente un plato de comida en su mesa.

Así inició

“Esto empezó el año pasado, me había quedado sin trabajo justo cuando empezó la pandemia y como tengo una planta de aguacate en mi patio, vi que tenía muchas frutas y le dije a mi papá que salgamos a la calle para probar suerte. Nos colocamos en el lugar donde estamos hasta hoy, en Cnel. Cazal casi Mcal. López, en la vereda del Hospital de Clínicas”, relató.

Si bien el primer día no vendieron absolutamente nada, el joven no decayó y utilizó su cuenta en Twitter para dar a conocer su emprendimiento.

“Hice una publicación en Twitter y se volvió viral. Como el aguacate es una fruta cíclica, no hay todo el año, terminó y este año empezamos otra vez a full”, señaló.

Contó además que tras el éxito de su emprendimiento decidió incluir el servicio de delivery. “Todo lo que duró la temporada de aguacate, no daba abasto, tanto es así que las frutas de mi árbol terminaron y tenía que salir a rebuscarme. Recorro prácticamente todo el departamento Central y le compro a la gente que tiene árboles en su casa”, agregó.

Billy es padre de 2 hijos y busca un trabajo estable, ya que la venta de aguacates es por temporada. Foto: Gentileza.

Este joven, ejemplo de superación, dijo que el negocio no es constante, ya que dependen netamente de la cantidad de frutas por cada temporada.

“Son cíclicos, producen un año, al siguiente puede que produzca como puede que no. Por suerte mi árbol este año volvió a tener frutas aunque no la misma cantidad. El año pasado tuvo casi 2.000 frutas y este, unas 800”, afirmó.

Explicó que la temporada alta por lo general se presenta entre enero y julio, ya que en ese periodo los árboles dan frutas.

“Yo no me voy y bajo un aguacate chico que no le va a servir a la gente, sino que bajo uno que ya está para consumir, pero los vendo verde, porque no puedo bajar maduro ya que al transportar se machacan y no puedo vender un producto así al público”, aseguró el joven.

Leer más: Ejemplo de superación: durante la pandemia se animó y emprendió para generar ingresos

Indicó además que antes no se vendía aguacate nacional en el mercado de abasto. “El único aguacate que conseguías era el brasilero que cuesta una fortuna. Es carísimo y el sabor no es el mismo porque es un aguacate injertado y no tiene buen sabor”, enfatizó.

Tuvo que dejar de estudiar

“Billy” señaló que anteriormente estudiaba administración de empresas, pero cuando estaba en segundo año debió abandonar la carrera porque su esposa quedó embarazada y toda su ganancia era destinada a su pequeño que venía en camino.

“Ya no pude costear mis estudios. Como tenía de profesión cajero, empecé a trabajar de eso, siempre fui cajero. La venta de aguacates fue lo que me mantuvo vivo durante la pandemia y las ofertas laborales en esa época casi no había. Fue una bendición en realidad, nunca imaginé que iba a funcionar como funcionó”, confesó.

El joven no pierde las esperanzas de conseguir un trabajo estable y cumplir sus metas. “Uno siempre busca la estabilidad realmente y hasta ahora me da como para sobrevivir pero tampoco para dar el gran salto y cumplir con mi objetivo que es crear un negocio propio y hacer lo que yo quiero, pero ojalá salga una oportunidad ahora”, refirió.

Vende aguacate nacional y genera ingresos porque se quedó sin trabajo al inicio de la pandemia. Foto: Gentileza.

“Billy” aprovechó la ocasión para solicitar a las personas que pudieran brindarle la oportunidad de un empleo que se comuniquen con él o que le hagan saber, ya que la venta de esta fruta no es segura y él necesita tener un ingreso constante.

“Después de nuevo tengo que sacrificarme día a día. Hacía limpieza de patio cuando no me dedicaba a la venta de aguacates”, expresó.

Pedidos

Las personas interesadas en adquirir las frutas pueden acercarse hasta el costado del hospital de Clínicas donde tiene su puesto de venta, o bien contactar con Billy y hacer pedido de delivery, ya que trata de abarcar lo más lejos posible con su moto y realiza las entregas en Asunción y gran parte de Central.

Leer también: Ejemplo de superación: con venta de ropas, joven se paga la universidad

“Ahora mismo vendo 6 por 20.000 guaraníes porque está empezando recién la temporada, irá variando la cantidad de acuerdo al tamaño del aguacate”, agregó.

Pueden ubicarle de lunes a viernes de 8:00 a 19:00 en su puesto de venta ubicado en Cnel. Cazal casi Mcal. López, en la vereda del Hospital de Clínicas y o contactarlo al (0972) 721-894.

Dejanos tu comentario

9H

¿Está de acuerdo con que los gastos sociales de las binacionales sean destinados a Salud?

Click para votar