La Asociación de Familiares, Amigos y Víctimas de la Inseguridad Vial realizó este tarde de domingo una convocatoria en la Costanera de Asunción, en la explanada litoral del Palacio López, para exigir una vez más justicia, ante tantos casos de accidentes viales que se llevaron vidas humanas inocentes.

En conversación con La Nación, la Dra. Marta Prado, presidenta de la asociación, comentó que cada tercer domingo del mes de noviembre se recuerda el Día Mundial de Víctimas de Siniestros Viales, fecha declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Nosotros íbamos a hacer una actividad el pasado domingo 15 de noviembre pero se suspendió por la inclemencia del tiempo. Lo que hacemos es congregar a familiares, amigos y víctimas de la inseguridad vial. Logramos que este proyecto sea declarado de interés municipal por parte de la comuna asuncena y también interés nacional gracias a una iniciativa aprobada por el Congreso Nacional”, comentó.

A las 18:30 comenzó la movilización en la Costanera de Asunción, con la convocatoria de los familiares y amigos miembros de la asociación, respetando todas las medidas sanitarias para evitar la propagación del COVID-19. “Hoy te cuento que he visto tanto rostros desolados pidiendo Justicia”, acotó.

La actividad se realizó en la Costanera de Asunción. Foto: Captura/C9N.

Podés leer: Grave denuncia: mujer fue ingresada a IPS por problemas de riñón y sufrió amputación de piernas

Lucha por mayor rigurosidad

La asociación se encuentra dentro del Comité Nacional de Seguridad Vial a través del cual, luego de mucha lucha, lograron la creación de la Ley 5016 que regula el Tránsito Nacional, como así también de la Agencia Nacional de Tránsito y Seguridad Vial que es la institución rectora.

La Dra. Prado comentó que ella sufrió un accidente de tránsito que la dejó en silla de rueda y mediante el cual perdió a su hija. “Me moví en andador y después bastón. Casi se me amputó el brazo. Desde ahí transformé mi dolor en acciones de amor”, aseveró.

Otro de los logros de la asociación fue la introducción en la malla curricular del Ministerio de Educación y Ciencias (Mec) de la formación en seguridad vial. También concretaron la creación de la Asociación Nacional de Rescate Vehicular en coordinación con el capitán Carlos Brítez del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay.

La mujer activista mencionó que un reclamo puntual es la modificación de la Ley Nacional de Tránsito que se refiere sobre el porcentaje de alcohol en la sangre al momento de la conducción. Es decir, conseguir la tolerancia cero. Esto también necesitará de una modificación del Código Procesal Penal que admite como hecho punible el hecho de manejar recién con cierto grado de alcohol, para que el acto no quede solo en multa para el conductor.

“También pedimos una buena escuela de conducción para que la persona que quiera tener su licencia de conducir estudie la Ley y tenga rigurosos exámenes previos. Uno no puede salir a la calle con un vehículo sin conocer las normativas, sus derechos y obligaciones. Siempre, a través de la experiencia, me doy cuenta que ese es el cuello de botella. La raíz del problema. Debemos atacar a los municipios para que tengan una escuela de conducción”, dijo.

Por último, la mujer manifestó su preocupación por la cantidad excesiva de percances viales que se registra en los últimos meses y que se cobra la vida de muchas personas inocentes. “Debemos recordar que no son accidentes, son hechos ocasionados por el ser humano. Hechos que se pueden evitar si se respetan las reglas, las precauciones y la vida humana”, culminó.

Podés leer: COVID-19 se posiciona como la quinta causa de muerte en Paraguay

Dejanos tu comentario

12H

¿La decisión de habilitar balnearios fue acertada?

Click para votar