Creen que con relación a la última epidemia, esta será mejor y se podrían tener menos casos, ya que municipalidades y otras instituciones ya trabajan en la eliminación de criaderos.

Este miércoles presentaron campaña nacional contra el dengue y mencionaron que las ciudades con mayor población como Asunción y las del departamento Central siguen figurando dentro del mapa de riesgo.

Al respecto, el Dr. Hernán Rodríguez, director de Senepa, dijo que esta mañana estuvieron con el presidente de la República y en compañía del ministro de Salud para ponerlo en conocimiento acerca de la campaña nacional de comunicación de esta temporada contra el dengue.

“En ese sentido, el detalle a destacar es la utilización de un lenguaje en el cual más que buscar la conciencia, se busca justamente el entusiasmo de la población para realizar las actividades pertinentes a la prevención de esta enfermedad del dengue. Sabemos que siendo una enfermedad producida por un virus que se transmite por el aedes aegypti, formar parte de todo ese movimiento representa la prevención, la búsqueda de recipientes que puedan acumular agua y convertirse en criaderos de mosquitos y por supuesto los criaderos de mosquitos en cuanto a la eliminación se refiere”, indicó.

Trabajos

El director de la institución comentó que regularmente el Senepa se encuentra realizando el levantamiento de datos desde la comunidad, de tal forma de elaborar un mapa de riesgo, teniendo en cuenta la cantidad de criaderos de mosquitos que por supuesto representan un riesgo.

Habló acerca de que en la página web del Senepa existe un mapa de riesgo con colores dependiendo del distrito y del barrio donde se muestra que las ciudades con mayor densidad poblacional como Asunción y ciudades del departamento Central mantienen lastimosamente ese estatus. Entonces, a partir de ahí y de ahora, serán las comparaciones a futuro, de tal forma de determinar si hay una mejoría o un empeoramiento de la situación.

“Pensamos que habrá un mejoramiento debido al entusiasmo que estamos encontrando en las autoridades locales, ya sean gobernadores, intendentes y comisiones vecinales en general, teniendo la iniciativa ya a esta altura del año en varios puntos con los lanzamientos locales de estas campañas”, refirió.

Todos los días en diferentes puntos del país llevan a cabo los trabajos de eliminación de criaderos. Foto: Néstor Soto.

Rodríguez pidió que forme parte de nuestra rutina diaria el buscar los criaderos y hacerlo de manera entusiasta, tanto nosotros en nuestra familia y nuestras casas como con nuestros vecinos, sabiendo que va a ser en beneficio de todos.

Manifestó además que hay muchos criaderos y que hay que eliminarlos, pero que confía en que así va a ser. Recordó que este año tuvimos una gran epidemia en la que a mediados de febrero fue el pico.

“Si vemos el histórico de las epidemias en Paraguay, vamos a tener una temporada con pocos casos relativamente. Sin embargo, eso va a pasar dentro de unos meses y tenemos que estar preparados para que con los hábitos que estaremos incentivando desde ahora en adelante evitemos futuras epidemias grandes”, aseguró.

La importancia de eliminar criaderos de mosquitos. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Serotipos

El titular del Senepa agregó que hasta ahora tenemos dos casos confirmados en esta temporada en el mes de octubre, en Puerto Casado, Alto Paraguay y que ambos fueron el serotipo 2.

“Independientemente del serotipo que circule, cualquiera sea, una persona susceptible que todavía no tuvo la enfermedad por ese serotipo circulante, entonces el riesgo es el mismo, considerando que el riesgo de tener un cuadro grave es cuando la persona ya tuvo dengue”, advirtió.

Leer más: Aumentan notificaciones de dengue en Asunción, San Lorenzo y Lambaré

Dengue y COVID-19

Al ser consultado acerca de la posibilidad de que una persona tenga ambos virus, destacó la importancia de reconocer cada caso.

“En cuanto a las medidas preventivas del COVID-19 sabemos, ya que constantemente estamos repitiendo y practicando. Sabemos también que hay un grupo de riesgo que son aquellas personas mayores de 60 años y que tengan enfermedades de base. En cuanto al dengue, como ya dije, el riesgo de tener un cuadro grave es cuando ya hay un antecedente de haber tenido dengue”, enfatizó.

Explicó que teniendo en cuenta la pandemia por COVID-19 y la endemia del dengue, que significa que el virus está presente todo el año, entonces se puede conjugar esa situación en una sola persona.

Leer también: Confirman nuevos casos de dengue: “Sería terrible presentar dengue y COVID-19 juntos”

“No obstante, como son enfermedades prevenibles, debemos apuntar hacia eso. Debemos insistir mucho en el primer paso que es la notificación. Es un punto clave en cuanto al control de esta enfermedad y a la prevención, la notificación de casos que para notificar no es necesario que tengamos el diagnóstico laboratorial. Basta con que el médico sospeche que el paciente tiene dengue para hacer la notificación correspondiente”, apuntó.

Sostuvo que ante la sospecha ya se debe actuar tanto desde el punto de vista del manejo del paciente como del control a nivel comunitario. Remarcó que existen reactivos para hacer los análisis correspondientes y llegar a la certeza de ese diagnóstico.

Síntomas y signos de alarma

El profesional alertó de que es suficiente con que el médico sospeche que tiene dengue el paciente. “El mismo acude cuando tiene signos y síntomas de dengue, por ejemplo fiebre alta, dolor de cabeza, dolores musculares, entonces el médico sospecha y ya puede solicitar los análisis”, aseguró. Recordó que en un 50% las personas infectadas con el virus del dengue no tiene síntomas; o sea, son asintomáticos, y a partir de allí hay una gama de posibilidades clínicas donde pueden haber cuadros leves hasta inclusive cuadros muy graves. “Recordemos que básicamente el tratamiento es la buena hidratación y en el caso de que la persona no pueda ingerir líquido vía oral, se le debe colocar una hidratación endovenosa (suero en la vena)”, manifestó.

Con respecto a los signos de alarma, remarcó que principalmente son dolor abdominal, náuseas, vómitos, sangrados y un estado de letargia o decaimiento exagerado que inclusive puede causar confusión en la persona. “Ante un signo de alarma, hay que acudir inmediatamente a un establecimiento de salud y mencionar eso al llegar, de tal forma que la atención sea inmediata”, puntualizó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar