El fortalecimiento del sistema de trabajo sanitario penitenciario es una de las prioridades del Ministerio de Justicia. Por ello, con apoyo del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS), el Programa Nacional de Control de Tuberculosis (PNCT) y la Asociación Alientos de Vida (ALVIDA) se procedió a la formación de 120 promotores voluntarios de salud en tuberculosis y COVID -19 para la atención preventiva y asistencial.

La Dirección de Salud Penitenciaria realizó la capacitación por medio de charlas formativas sobre virus respiratorios en 10 centros penitenciarios. La tarea principal es ser observadores de las dolencias en el sistema penitenciario, con búsqueda activa de personas con síntomas respiratorios, monitoreo de pacientes y ayuda en el área de sanidad de la mano de los enfermeros y encargados de tuberculosis de cada penal.

Es noticia: Productores esperan que lluvias lleguen a los 50 mm

Además, se dio una búsqueda activa de sintomáticos respiratorios para detectar casos de pacientes bacilíferos, fuente de contaminación entre la población.

Los promotores TB/COVID-19 han recibido certificados comprobatorios, uniformes de protección personal y kits de bioseguridad, conteniendo tapabocas lavables, protectores faciales, guantes, toallas de papel, jabón de coco en pan, jabón líquido y frascos de recolección de muestras de TB, entre otros dispensarios adecuados a las necesidades.

La incidencia de patologías respiratorias (tuberculosis y COVID-19) en las poblaciones vulnerables del sistema penitenciario obligó a llevar a cabo un trabajo tenaz, considerando la implicancia en pacientes vulnerables como es el caso de los pacientes con VIH/SIDA.

Así, frente a un paciente sospechoso de presentar COVID-19, es preciso hacer el diagnóstico diferencial con otras enfermedades, incluyendo la tuberculosis, dado que ambas presentan características y sintomatologías de similitud.

Leé también: “Bodas con sentidos”, en honor a médicos, enfermeras y bomberos

El trabajo que viene desarrollándose desde hace varios meses abarcará todas las penitenciarías del país. La iniciativa cuenta con la colaboración de un exprivado de libertad, Jorge Crespo, que se encarga de dictar las charlas de capacitación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar