La directora de Promoción de la Salud, Adriana Amarilla, explicó que se está trabajando para un protocolo sanitario en el marco de la festividad religiosa de la Virgen de Caacupé, celebrada cada 8 de diciembre. La idea es implementar también el “modo seguro de vivir”.

“Estamos con una mesa de trabajo con el objetivo operativo Caacupé para hacerlo en un modo seguro de vivir, con todo lo que eso implica. No va a ser probablemente igual”, manifestó Amarilla en comunicación con la 1080 AM.

Te puede interesar: COVID-19: contagio en espacio interior es 20 veces mayor que en el exterior

Sostuvo que lo más probable es que la mayor festividad mariana del país este año sea muy diferente a como se realiza habitualmente ante el COVID-19. La idea es aplicar “todo lo aprendido” estos meses de la pandemia a fin de evitar un mayor contagio.

Amarilla indicó que el protocolo prevé “adaptaciones” para la mayor festividad religiosa del país e insistió en que no será igual a los años anteriores. De momento se maneja la posibilidad de limitar la cantidad de fieles durante la misa central en la villa serrana.

Podés leer: Piden que menores eviten encuentros sociales: “COVID-19 provoca síndrome inflamatorio en niños”

“Tenemos pensado diferentes tipos de controles y estrategias para minimizar las aglomeraciones. El número de personas se va a limitar en cuanto a la celebración eucarística, el tema de la peregrinación no implica tanto peligro; no obstante, estamos pensando en poner filtros sanitarios en diferentes puntos”, agregó la profesional.

Una de las opciones es realizar la misa central en el predio ubicado en el kilómetro 63, hacia la localidad de Piribebuy. La segunda es la propiedad del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA), en el kilómetro 48,5, buscando evitar la aglomeración entre los feligreses.

Te puede interesar: Salud confirma 23 fallecidos por COVID-19 y el total de casos llega a 46.435

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar