La Policía y Fiscalía continúan la búsqueda de la joven madre de 21 años desaparecida en la ciudad de Itá. Diversos allanamientos se realizaron esta mañana para intentar dar con Dahiana Espinoza, quien salió de su domicilio en la madrugada del pasado viernes y luego ya no se supo más nada sobre su paradero, según la versión de la pareja de la mujer.

Un operativo se desarrolló en el minimercado San Ramón, donde trabajaba la joven. En el local comercial trabaja César Brítez, quien supuestamente la buscaba durante las madrugadas para proveerle carne que luego la joven vendía. Los intervinientes buscan un elemento vinculante con la desaparición.

En el vehículo de Brítez fue hallado un arma de fuego calibre 22. En tanto, el fiscal Joel Cano manifestó que existen contradicciones entre la declaración del hombre que quedó detenido. Además se incautó su automóvil y su teléfono celular.

Lea también: Piden a la Fiscalía continuar búsqueda de niña desaparecida en Emboscada

Revelan que el revólver estaba cargado, pero la faltaría un proyectil. Posteriormente la comitiva fiscal policial se trasladó hasta 2 kilómetros del local para investigar un pozo donde buscan rastros de la joven.

Por otro lado, el padre de la joven señaló que su hija era víctima de violencia doméstica, ya que cuenta con antecedentes. La Fiscalía también allanó la casa de Joel Guzmán Amarilla Jara, quien también es sospechoso de la desaparición de la joven. “Violencia doméstica siempre hubo, su pareja era una persona muy celosa. Siempre se peleaban y volvían”, afirmó Juan Espinoza en contacto con 1020 AM.

Lea más: Instalan botones de pánico ante ola de asaltos en Fernando de la Mora



Dejanos tu comentario

11H

¿Los senadores deben votar por la destitución de Rodolfo Friedmann?

Click para votar