Hace 158 años y con los últimos auxilios espirituales brindados por el obispo Fidel Maíz, el 10 de setiembre de 1862 a la edad de 71 años, fallecía el primer presidente constitucional de Paraguay, Carlos Antonio López Ynsfrán.

Nacido en Asunción, el 4 de noviembre de 1790, cursó estudios de filosofía y teología en el Real Seminario de San Carlos, aunque no los culminó por sentirse atraído por las leyes.

Estudió Derecho además de ejercer como profesor en el Real Seminario de San Carlos y se mantuvo mucho tiempo sin destacar en la vida política y social de Paraguay, en tiempos de la Dictadura del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia. A su muerte, en 1840, fue elegido segundo cónsul, detrás de Mariano Roque Alonso y permaneció en ese cargo hasta 1844.

Vestigios del antiguo ferrocarril creado durante el gobierno de Carlos Antonio López. Foto: Archivo

Lea más: La Nación te invita a dar una vuelta por la historia con la locomotora “El Inglés”

Presidente constitucional

Ese año, el Congreso lo nombró presidente de la República y fue reelegido en el cargo en 1854 y 1857. Hizo lo posible por alejarse de las prácticas dictatoriales de Rodríguez de Francia, al punto de que en 1844 promulgó la Ley de la Administración Política del Paraguay, que fue considerada la primera Constitución Nacional.

Se ocupó de dotar al país de herramientas modernas que, en los países más avanzados, ya formaban parte de la cotidianeidad, envió a muchos compatriotas a formarse a Europa y además logró que llegaran al país técnicos y pensadores para ayudar en el desarrollo de varios sectores económicos como la agricultura, además del resurgimiento de la vida social en Asunción.

Durante los casi 18 años que estuvo al frente del Gobierno, Carlos Antonio López fue precursor de varias obras que marcaron la vida nacional, tanto en infraestructura como en el desarrollo de la administración del Estado y de la sociedad.

En el departamento de Paraguarí se encuentra el Parque Nacional Ybycuí, que alberga a la fundición de hierro "La Rosada" Foto: Gentileza.

País moderno

Muy importantes fueron la creación del primer tramo del ferrocarril, la creación de la flota naval, la instalación de las fundiciones de Hierro en Ybycuí, donde se crearon las estructuras para los vapores de la flota, un incremento de la producción agrícola a partir de la reforma de la agricultura y el desarrollo del comercio, interno y externo.

Se firmaron tratados comerciales con Francia, Estados Unidos y el Reino Unido, y la educación experimentó un gran impulso con la creación de más de 300 escuelas y la declaración de gratuidad y obligatoriedad de la enseñanza pública.

Cultural y administrativamente, el gobierno de Carlos Antonio López también fue fructífero con la instalación de imprentas, un mayor presupuesto para la administración pública, la creación del Himno Nacional, la ratificación del diseño y los colores de la bandera paraguaya, la concesión de la ciudadanía a los indígenas, la fundación del periódico “El Paraguayo Independiente”, el 26 de abril de 1845, por el cual esta fecha se celebra el Día del Periodista en Paraguay.

El Paraguayo Independiente fue el primer periódico del país y fue creado con la misión de frenar las ambiciones de Buenos Aires. Foto: Biblioteca Nacional

Visión de futuro

El nombre de Don Carlos Antonio López está asociado a la idea de desarrollo, prosperidad y sobre todo, paz. Muchos edificios emblemáticos que hasta hoy persisten en Asunción, han tenido su origen en los años de su presidencia y hasta hace unos años las mismas locomotoras del ferrocarril al que dio vida, seguían recorriendo los rieles centenarios.

Su extraordinaria visión de futuro y su preparación académica lo llevaron a sortear momentos difíciles en el entorno regional, incluida una delicada situación con los Estados Unidos de América, por el incidente del barco Water Witch en 1858, por lo que no extraña que el actual Programa Nacional de Becas de Postgrado en el Exterior, que el Gobierno Nacional ha implementado desde julio de 2015, lleve su nombre y sea el motor de un cambio técnico y cultural al formar calificados profesionales en diferentes áreas.

Tras su muerte, el conflicto de límites con Brasil y el desequilibrio en el Río de la Plata, casi culminó con todo rastro de desarrollo en Paraguay y por poco con casi toda su población.

El actual Programa Nacional de Becas de Postgrado en el Exterior, que el Gobierno Nacional ha implementado desde julio de 2015, lleva su nombre. Foto: Archivo.

Le puede interesar: Tras 156 años, “El Inglés” vuelve a sus andanzas






Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar